Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

Mueren 18 miembros de grupo vinculado a Al Qaeda en choques en sur de Yemen

EFE ·19/04/2012 - 10:58h

EFE - Un soldado yemení da el alto a un vehículo en un puesto de control en Saná (Yemen).

Al menos 18 miembros del grupo radical "Ansar al Sharía", vinculado a la red terrorista Al Qaeda, murieron hoy en enfrentamientos con el Ejército en el sur del Yemen, informó el Ministerio de Defensa yemení.

En un comunicado, "Ansar el Sharia" ("Seguidores de la ley islámica") indicó que los combates estallaron cuando tropas yemeníes los atacaron en algunos lugares de Zinyibar, capital de la provincia de Abian.

Los yihadistas lograron repeler una ofensiva del Ejército, que en otra nota señaló que dos soldados murieron y siete resultaron heridos en los choques.

Las tropas yemeníes tomaron el control de varias posiciones en poder de los terroristas, según las autoridades, que tratan de recuperar el control de la ciudad.

Tras ocupar Zinyibar en mayo pasado, el grupo vinculado a Al Qaeda está intentando apoderarse de otras localidades estratégicas en Abian como Lauder.

Allí, las tropas yemeníes y sus aliados tribales luchan desde hace más de una semana contra los terroristas, lo que hasta el momento ha causado más de doscientos muertos entre todos los bandos.

La amenaza terrorista ha llevado también a extremar las medidas de seguridad en torno a los diplomáticos extranjeros en el país.

El ministerio yemení del Interior informó hoy en un comunicado de que se ha reforzado la presencia policial en torno a la Embajada de Arabia Saudí y las residencias de los diplomáticos saudíes en Saná y en la ciudad portuaria de Adén, en el sur del país.

Esta decisión estuvo precedida por una petición de la legación saudí, después de que Al Qaeda asumiera la autoría del secuestro el pasado marzo del vicecónsul saudí en Adén, Abdalá al Jaledi, y exigiera a cambio de su entrega la liberación de los presos de la organización en Arabia Saudí.

Al Qaeda y grupos radicales afines han aprovechado el caos que generó la revuelta del año pasado contra el antiguo presidente yemení Ali Abdalá Saleh para ampliar su influencia en Abian y otras zonas del sur del país, según los observadores.