Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

Rusia pide presionar más a la oposición siria para ayudar al plan de paz

EFE ·19/04/2012 - 12:09h

EFE - El subconsejero militar en el departamento de Operaciones de Paz de la ONU, el general Abhijit Guha (i), y el viceministro de Exteriores sirio, Fayssal al Mikdad (d), se estrechan la mano tras firmar un acuerdo sobre los términos del Protocolo que regirá la misión de los cascos azules que supervisarán el alto el fuego en Siria, en Damasco (Siria).

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Seguei Lavrov, instó hoy a las grandes potencias occidentales a presionar más a la oposición para que el plan de paz del mediador internacional Kofi Annan pueda tener un éxito real.

En una rueda de prensa ofrecida en el contexto de la reunión ministerial de la OTAN, el jefe de la diplomacia rusa insistió en que la responsabilidad es común y denunció, de nuevo, los intentos por hundir el referido plan.

"Compartimos la visión y hemos discutido el tema con (Hillary) Clinton. Estamos convencidos de que no se deben ahorrar esfuerzos para fijar el alto el fuego de acuerdo al plan Annan", afirmó.

Sin embargo, debemos saber "que la situación es muy frágil y compleja y que existen ciertos instigadores interesados en dinamitarla", advirtió en alusión a los grupos opositores y ciertos países árabes.

Al hilo de este argumento, Lavrov, recalcó que lo más importante ahora no es que el régimen sirio cumpla con su parte del proyecto de seis puntos del enviado espacial.

"Sino que debe frenarse a toda esa gente que hay al otro lado de las barricadas que está interesada en que la misión de observadores fracase", advirtió.

En este sentido, volvió a reiterar que no se puede pretender que sólo Rusia convenza al régimen que preside Bachar al Asad.

"La responsabilidad principal de lo que ocurre en Siria es del Gobierno, deben garantizar la seguridad, el respeto a los derechos humanos y la soberanía, pero esta crisis no puede resolverse sin todas las partes", afirmó.

"¿Por qué no detienen los disparos y aceptan el diálogo? Nosotros se lo decimos a Siria todos los días, y esperamos que los que tienen influencia sobre la oposición también lo hagan", destacó.

Lavrov también expresó su apoyo a la futura misión de observadores de la ONU, que según dijo este jueves el secretario general de Naciones Unidas podría estar integrada por unas 300 personas.

"Es lo que estamos discutiendo ahora. Lo más importante es que el plan de paz de Annan no fracase", apostilló.

Las palabras de Lavrov se producen escasas horas después de que el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, denunciara que el régimen que dirige Bachar al Asad no cumple con el plan negociado por el enviado especial Kofi Annan.

En una carta al Consejo de Seguridad, el diplomático coreano aseguró que Damasco no ha cumplido con su obligación de retirar las tropas y el armamento pesado de las ciudades, y subrayó que los incidentes armados se han multiplicado en los últimos días.

En declaraciones a la entrada en la reunión, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, defendió igualmente el plan de Annan pero cargó la responsabilidad sobre el Gobierno de Damasco y Rusia.

"Si el alto el fuego no funciona y el plan de Annan no se cumple, tal y como están las cosas ahora quedará muy claro de quien será la responsabilidad de ello, que es del régimen de Al Asad", afirmó.

"Aún esperamos que Rusia siga presionando para que cumpla el alto el fuego", agrego Hague, quien admitió que trató el tema con su colega ruso esta mañana en Bruselas.

En esta misma línea se expresó el jefe de la diplomacia luxemburguesa, Jean Asselborn, quien recalcó la importancia de la misión de observadores y mostró su preocupación por la seguridad de la misma.

"Estaba previsto que las autoridades sirias garanticen la protección de los observadores. Esto era la idea de Kofi Annan y del Consejo de Seguridad y espero que seguirá siendo el caso", señaló.

Para el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, el acento debe colocarse en que el plan de seis puntos para la paz de Anna "tenga una oportunidad real".

"Solo quiero decir que estoy muy preocupado y decepcionado. Creemos que es crucial y absolutamente necesario que todas las partes, especialmente el régimen de Asad, paren la represión y la violencia" subrayó.

"Especialmente que trabajemos con Rusia porque tenemos que enviar juntos un mensaje claro al régimen de Al Asad de que la comunidad internacional permanece unida contra las atrocidades y contra la represión", concluyó.