Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

Ban le pide al Consejo de Seguridad el rápido envío de 300 observadores a Siria

EFE ·19/04/2012 - 17:47h

EFE - La avanzadilla de observadores militares desarmados de la ONU sale del hotel Sheraton en Damasco, Siria, este 19 de abril, para continuar con su trabajo en los alrededores de la capital siria.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy al Consejo de Seguridad que autorice el envío rápido de 300 observadores militares no armados a Siria, donde, pese a la "precaria" situación, deben comprobar el cumplimiento del alto el fuego y contribuir a lograr un acuerdo dialogado.

"Deseo una acción rápida del Consejo de Seguridad. No es una misión que no entrañe riesgos, pero creo que puede contribuir a lograr la paz y un acuerdo político que refleje la voluntad del pueblo sirio", dijo Ban tras reunirse con los miembros del máximo órgano de decisión de la ONU.

Ban reconoció que la situación en Siria es todavía "altamente precaria" y aseguró que, pese al compromiso de Damasco de detener la violencia, hay "pruebas perturbadoras" de que continúa el "bombardeo de zonas civiles y abusos de las fuerzas oficiales, así como ataques de grupos armados".

Pese a ese escenario, el máximo responsable de Naciones Unidas consideró de vital necesidad la ampliación del equipo actual de observadores presente en ese país y presentó una propuesta para una misión de 300 observadores desarmados a Siria, apoyados por un componente civil, durante un período inicial de tres meses.

"Una misión de supervisión con un mandato claro y las capacidades necesarias bajo las condiciones adecuadas contribuiría a mejorar la situación sobre el terreno, a lograr el cese de la violencia en todas sus formas y prepararía el terreno para la aplicación del plan de paz", añadió Ban.

El secretario general envío su propuesta por escrito al Consejo y participó en las consultas de los quince sobre la que ha llamado Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS, por su sigla en inglés).

La UNSMIS permitiría, previa autorización del Consejo de Seguridad mediante una resolución, el despliegue paulatino, en cuestión de semanas, de observadores en aproximadamente diez puntos repartidos por Siria, aunque Ban no cierra la puerta a enviar incluso más personal tras los 90 días iniciales de trabajo.

Ban Ki-moon reconoció que, pese a los acuerdos con Damasco, el Gobierno de Bachar al Asad mantiene ciertas "preocupaciones" acerca de la nacionalidad de los observadores, pero aseguró que las autoridades sirias no deben marcar "condiciones previas ni sobre nacionalidad ni sobre la libertad de movimiento" de la misión.

"Para que la misión tenga éxito, requerimos la colaboración completa del Gobierno sirio, particularmente a la hora de garantizar su libertad de movimiento y la seguridad y protección de sus miembros, así como el uso de helicópteros y otras formas de transporte", explicó el diplomático surcoreano.

Para aprobar los parámetros marcados por Ban, los quince deberán plasmar un mandato para la UNSMIS en una resolución que, según fuentes diplomáticas, se podría someter a votación la próxima semana.

El secretario general también se refirió a la situación humanitaria en Siria y cifró en un millón los sirios que necesitan ayuda humanitaria y en más de 430.000 los desplazados por el conflicto.

"Es inaceptable que, pese a los compromisos del Gobierno, no haya habido avances sobre el terreno", dijo Ban, quien pidió a las autoridades sirias que autoricen la puesta en marcha de una gran operación humanitaria en el país.