Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

Farmacias de España aplauden reforma salud del Gobierno

Reuters ·19/04/2012 - 13:30h

Las farmacias de España acogieron una reforma de salud con la que el Gobierno busca ahorrar 9.200 millones de dólares (7.000 millones de euros) y que incluye el copago por fármacos para ciertos usuarios, al considerar que las medidas actúan sobre una parte del gasto público que no afecta a las boticas.

Madrid anunció esta semana que muchos españoles ahora tendrán que comenzar a pagar por sus recetas de medicamentos, como parte de recortes sanitarios que posiblemente desatarán nuevas protestas de ciudadanos irritados por las severas medidas de austeridad en el país.

El Gobierno de centro-derecha acordó con funcionarios regionales formas de reducir los costos de la salud pública, involucrando a un sistema de bienestar social que ha provisto atención médica y educación financiados por el Estado desde que empezó la transición a la democracia en la década de 1970.

"La Federación Empresarial de Farmacias de España (FEFE) confía en que las medidas adoptadas y las que ya están en vigor sean la solución para garantizar la sostenibilidad del SNS y proporcionen un marco de seguridad jurídica y económica para todo el sector", dijo Juan Vacas, presidente en funciones del organismo.

El sector, aquejado de recortes de precios de medicamentos a causa de otras medidas de ahorro del presupuesto farmacéutico por parte del anterior Gobierno socialista, añadió que el gasto de los fármacos vendidos en las farmacias, que supondrá este año un 15 por ciento del fondo de salud total de España, bajó un 8,59 por ciento en el último año.

La federación defendió el copago de los medicamentos, que hará que los pensionistas con renta anual inferior a 18.000 euros -que actualmente no pagan nada por las medicinas- pasen a abonar un 10 por ciento de las mismas, porque consideran que su último fin no es meramente recaudatorio, sino que puede repercutir en un uso más adecuado de los fármacos.

La ministra de Salud Ana Mato definió esta semana una serie de medidas que incluyen además un mayor monitoreo a los extranjeros que viajan a España para recibir los beneficios de una atención sanitaria gratuita, y un proceso más riguroso destinado a evitar las prescripciones médicas excesivas.