Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

"Los Juegos del hambre", una gran Jennifer Lawrence en un filme entretenido

EFE ·19/04/2012 - 10:18h

EFE - Fotografía de archivo tomada el 16 de marzo de 2012 que muestra a los actores protagonistas de la película "Los Juegos del Hambre": Elizabeth Banks (i), Liam Hemsworth (2-i), Jennifer Lawrence (2-d) y Josh Hutcherson durante su estreno en Berlín (Alemania). EFE/Archivo

Jennifer Lawrence deslumbró en "Winter's bone" y confirma su calidad y su magnetismo en la pantalla con "Los Juegos del hambre", una cuidada adaptación de un "best seller" de la literatura adolescente que está muy por encima del libro en el que se basa.

Gary Ross ("Pleasantville") ha despojado al libro de Suzanne Collins de buena parte de su sentimentalismo para construir una película entretenida que gustará a los seguidores de la saga literaria y a los que no lo son.

Una buena factura técnica, unos brillantes efectos y unos actores ajustados a sus papeles -especialmente Stanley Tucci- permiten ocultar las carencias de una historia floja y previsible, en la que la originalidad está más en la puesta en escena que en el punto de partida.

"Los Juegos del hambre" se sitúan en un futuro indeterminado en el que el Capitolio es el centro rico de un mundo en el que 12 Distritos empobrecidos y superpoblados surten de materia prima a unos pocos privilegiados.

Cada año, y para celebrar su victoria sobre los Distritos, se escoge a una pareja de cada uno de estos submundos, que son llevados a luchar a muerte en un enfrentamiento emitido en directo por televisión para regocijo de los habitantes del Capitolio.

Lawrence interpreta a una de esas personas escogidas para luchar a muerte con otros pobres desesperados como ella.

Una historia que mezcla la lucha por la supervivencia, la autocomplacencia, las desigualdades, el dominio de la técnica sobre lo humano, las metáforas más obvias de la riqueza y la pobreza... es decir, nada nuevo en lo que se refiere a este tipo de historias futuristas.

Sin embargo, Gary Ross logra entretener durante las casi dos horas y media que dura la película y lo hace mostrando la dosis justa de violencia y centrándose principalmente en el personaje protagonista.

Algo que sin duda echarán en falta los seguidores de las novelas de Collins es más información sobre el mundo del Capitolio, sobre los personajes secundarios apenas esbozados en el filme y sobre el pasado de la protagonista.

Pero la adaptación cumple a la perfección con el cometido y transforma una novela mediocre, aunque superventas, en una película con aspiración de batir récords de taquilla.

Tras un espectacular estreno en Estados Unidos, donde ya lleva recaudados 338 millones de dólares (unos 257 millones de euros), "Los juegos del hambre" llega mañana a las pantallas españolas.

Alicia García de Francisco