Archivo de Público
Jueves, 19 de Abril de 2012

El monarca cierra el paso a la posibilidad de la abdicación

Al afirmar que está "deseando retomar" sus "obligaciones", el rey lanzó el mensaje expreso de que no piensa ceder la Jefatura del Estado. La Zarzuela explica que Juan Carlos pidió perdón por la "inoportunidad" de su viaje

JUANMA ROMERO ·19/04/2012 - 00:05h

25 segundos que merecen un comentario de texto prolijo. 25 segundos que concentran el primer perdón público del rey en la historia de la democracia. 25 segundos también que quieren decir mucho más de lo puramente aparente. Detrás de la brevísima alocución del monarca de ayer miércoles se pueden leer otros mensajes igual de contundentes, aunque menos explícitos, que su petición de disculpa.

Lo primero que hace Juan Carlos, nada más afirmar que se encuentra "mucho mejor" y agradecer a "todo el equipo médico" de la clínica USP San José su atención, es anticipar que quiere volver a trabajar lo antes posible: "Estoy deseando retomar mis obligaciones". "Lo que quiere manifestar el rey es que no hay lugar para la abdicación y que no la habrá", interpretan de forma tajante fuentes de la Casa Real a Público.es. Es decir, que todos los comentarios que han corrido en los últimos días acerca de la conveniencia de que el monarca ceda el testigo a su hijo son eso, especulaciones sin fundamento "ajenas a la Corona", porque el jefe del Estado "quiere y puede" seguir ocupándose de sus tareas institucionales. Este mismo viernes despachará con Rajoy en palacio tras la reunión del Consejo de Ministros. 

Desde la Zarzuela recuerdan que hay todavía lagunas legales, ya que ni siquiera está tasado legalmente cómo habría de producirse una eventual retirada del rey en favor del príncipe. "Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica", dice el artículo 57. 5 de la Constitución. Pero tal Ley de la Corona no existe 33 años después de aprobada la Carta Magna. Fuentes de la Casa Real niegan rotundamente que el monarca haya dirigido cualquier "sugerencia" a los partidos para empujarles a promover una norma que desarrolle la Constitución. 

"No se puede demonizar"

"El rey no pidió disculpas por ir de caza o por ir a Botsuana", precisan desde la Casa Real

¿De qué está disculpándose el rey cuando afirma que siente "mucho" lo ocurrido y que se ha "equivocado"? ¿Y qué "no volverá a ocurrir"? "Pide perdón por la inoportunidad de su viaje. Es decir, que se ausentara del país en un contexto crítico para España, cuando las circunstancias aconsejaban que estuviera dentro del país", explican fuentes de la Zarzuela. El "contexto" no podía ser más dramático: anuncios de recortes drásticos en sanidad y educación, prima de riesgo disparada, ataque de los mercados a España y amenaza (finalmente consumada) de expropiación de YPF. Pero desde la Jefatura del Estado insistieron a este diario en que en ningún caso Juan Carlos pidió disculpas por ir de caza, por matar elefantes o por desplazarse a Botsuana, "porque no es delito ni se puede demonizar". En consecuencia, ese "no volverá a ocurrir" implica la promesa de que no se reproducirá un viaje "inoportuno". "A los ciudadanos les ha molestado el viaje por inconveniente, no por el viaje en sí. De hecho, en 2005 estuvo cazando en Botsuana y se supo porque coincidió con el accidente del Cougar en Afganistán". 

¿Facilitará la Casa Real más detalles de la excursión cinegética de la pasada semana? No por el momento. De hecho, la Zarzuela ni siquiera confirmó oficialmente si, como adelantó El Mundo hoy, el magnate hispanosaudí de origen sirio Mohamed Eyad Kayali fue el que invitó a Juan Carlos al safari de Botsuana. "Que se conocen y que se han visto, es cierto", se limitaron a expresar esas fuentes oficiales. De modo que el paso siguiente que dará la Corona es desglosar, como hizo el pasado 28 de diciembre, la asignación presupuestaria. Se calcula que lo hará el próximo mes, cuando las cuentas de 2012 hayan pasado el debate de totalidad en el Congreso. La partida para este año asciende, por cierto, a 8,26 millones de euros, un 2% menos que en 2011.