Archivo de Público
Miércoles, 18 de Abril de 2012

Las viñetas satíricas y mudas de Andrés Rábago (OPS) recuerdan la "oscuridad" de la dictadura

EFE ·18/04/2012 - 17:09h

EFE - Algunos de los trabajos del dibujante Andrés Rábago que forman parte de una exposición antológica sobre su obra, inaugurada en la sede de la Calcografía Nacional. Esta exposición es un homenaje a este referente de la ilustración en España, que hoy firma como El Roto pero que entre los años 60 y 80 dibujó en prensa bajo el seudónimo de OPS.

Andrés Rábago, más conocido como "OPS" y "El Roto" de sus viñetas satíricas, recuerda en una exposición antológica la sociedad "muda" y "oscura" durante la dictadura franquista, a través de un lenguaje sencillo y sin palabras para que su interlocutor "entienda" lo que quiere transmitirle.

"OPS: Dibujos para Triunfo, Hermano Lobo, Cuadernos para el Diálogo y Madriz" es el título de la muestra que se inaugura esta tarde en el Departamento de Calcografía Nacional de Madrid, en alusión a las revistas en las que publicaba el dibujante madrileño, entre finales de la década de los 60 y a mediados de los 80.

OPS nace en el tardofranquismo como respuesta a una sociedad con aspiraciones democráticas y "cansada de censuras", en la que la sátira y la libertad conforman las bases de un trabajo introspectivo de gran contenido simbólico.

Andrés Rábago (Madrid, 1947) se sigue reconociendo en los dibujos que realizó entonces, en los que, asegura en declaraciones a Efe, hizo lo que pudo, y de los que destaca "la intensidad" que aún hoy siguen desprendiendo.

"Fue una época oscura, y eso se refleja en los trabajos de OPS", asegura Rábago, que por entonces firmaba con ese seudónimo todos sus trabajos, y asegura que las viñetas de la época, alusivas a todo tipo de represión, pretendían "abrir ventanas, romper tabúes" y establecer nuevas bases sobre las que construir la sociedad.

Las 60 obras expuestas han sido seleccionadas por el propio artista en función de su "rigor plástico", al tener en cuenta que "a la casa de Goya -dónde se guardan las láminas de cobre grabadas al aguafuerte por Francisco de Goya- no podía traer un tipo de dibujos que no tuviesen el máximo rigor y el nivel plástico suficiente".

El dibujante rechaza el concepto de autocensura al hablar de sus viñetas y asegura que lo que busca es crear vehículos adecuados para la forma en que desea expresarse en cada momento.

"Utilizas tus lenguajes y códigos para poder transmitir lo que quieres decir de manera que no haya interferencias", asegura Rábago, quien precisa que esta tarea ha de lograrse "sin buscar ser un héroe idiota y sin cortarte en aquello que quieres decir".

Para ello, nada mejor que un lenguaje sencillo "sin demasiada retórica", con el fin de alumbrar dibujos limpios que buscan "una comunicación directa con el lector", al que -dice- no pretende "complicarle la vida" sino que entienda lo que quiere decir a través de "la máxima expresividad con el mínimo de medios".

Los dibujos de la exposición, en los que se han incluido algunas obras firmadas ya con el seudónimo actual de "El Roto", son los originales que posteriormente publicaba en las revistas del momento.

A la pregunta de si utiliza las viñetas a modo de editoriales, como la publicada ayer en el diario El País, en la que aparecía una gran corona real con la frase "Demasiada corona para tan poca cabeza", en alusión a la polémica por el viaje del Rey a Botsuana, Rábago afirma contundente que nunca cree "que los dibujos sean editoriales".

"Son dibujos satíricos" con la función social de presentar "una manera de ver las cosas que no es exclusiva del dibujante, sino que responde a una opinión pública que, de alguna manera, tú tienes que canalizar", afirma el artista, para quien los dibujos no se deben ver "como un instrumento personal, sino colectivo".

Esos dibujos, en su opinión, "atraviesan mejor el tiempo que la palabra, que se suele quedar más corta en su comunicación", y recuerda que actualmente se entiende mejor "la pintura del Renacimiento que su literatura".