Archivo de Público
Martes, 17 de Abril de 2012

ACNUR acusa a Europa de ser poco solidaria con los refugiados

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados invita a la UE a "aprender de la generosidad de los países en desarrollo".

ANNA FLOTATS ·17/04/2012 - 16:52h

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres. EFE

Europa tiene que ser más solidaria con los refugiados de guerra. Es el mensaje que esta mañana ha lanzado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, que ha invitado a los países de la UE a aprender de la "generosidad y hospitalidad de los países en desarrollo". Son precisamente estos países los que han mantenido abiertas sus fronteras a zonas vecinas en conflicto, por lo que han acogido al 80% de los 800.000 nuevos desplazados que han provocado las múltiples crisis del año pasado. Por todo ello, el alto comisionado ha pedido una "particular solidaridad" a la UE en aras de evitar que el peso de la acogida a los desplazados recaiga en unos pocos.

Guterres ha señalado como principal problema la diversidad de políticas de asilo que existen en Europa. "Tenemos un espacio Schengen en el que se circula libremente, pero el año pasado un somalí que hubiera pedido protección en los distintos países de la Unión Europea habría tenido una protección con una 8-91% variación", en función del país en el que se hubiera encontrado. Con este ejemplo, el alto comisionado ha planteado la necesidad de "armonizar" las políticas de asilo a nivel europeo, tras señalar que el pasado año el número de peticiones de asilo en la Unión Europea aumentaron un 15%. Si no se consigue esta armonización, se puede correr el riesgo de provocar una especie de "asilo a la carta" en el que el desplazado tenga que probar en un país u otro según los refugiados que haya acogido previamente, ha advertido Guterres.

Las peticiones de asilo a los países industrializados crecieron en 2011 un 20% en total. El número de solicitudes registradas el año pasado, un total de 441.300, es el más altos desde el récord del 2003, cuando se contabilizaron 505.000 peticiones.

El acceso humanitario a las zonas en conflicto se complica

En relación a España, Guterres ha señalado que "la Ley de Asilo es buena, pero habría que mejorarla en la práctica". Sobre el tijeretazo de 1.389 millones en Cooperación al Desarrollo que el Gobierno aprobó recientemente, el representante de ACNUR ha indicado que sabe que España se encuentra en una situación presupuestaria "muy difícil", pero tras reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, Guterres ha afirmado que mantiene la esperanza de que el impacto de los recortes, sea "tan reducido como sea posible".

Guterres ha señalado que los principales obstáculos con los que se encuentra la ayuda a los refugiados es la "multiplicación sin precedentes de las crisis" que se vive hoy en día y el hecho de que "los viejos conflictos nunca mueren". Según datos de ACNUR, los disturbios en Siria han obligado a más de 40.000 personas a abandonar sus casas y buscar refugio en países vecinos como Líbano, Jordania o Turquía. Además, hay unos 110.000 refugiados iraquíes que siguen bajo la protección de la ONU en Siria y a los que el conflicto sirio también ha afectado. En Mali, se encuentran desplazadas unas 107.000 personas; más de 130.000 sudaneses han buscado refugio en Etiopía y Sudán del Sur por los combates que se están produciendo en estados del sur, y en el Cuerno de África, hay casi un millón de refugiados y solicitantes de asilo somalís registrados en países vecinos.

Guterres también ha advertido de que el "estrechamiento del espacio humanitario" está haciendo "cada vez más difícil el acceso de los trabajdores a las zonas de conflicto".