Archivo de Público
Lunes, 16 de Abril de 2012

La Junta Militar de Guinea Bissau decreta el cierre de todas las fronteras del país

EFE ·16/04/2012 - 13:16h

EFE - Koumba Yala (i), el líder del principal partido opositor, el Partido de Renovación Social (PRS) y el ex presidente y candidato presidencial independiente Henrique Rosa (d) se dirigen a los medios de comunicación durante una rueda de prensa.

La Junta Militar que detenta el poder en Guinea Bissau decretó hoy el cierre de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas del país, informó la emisora estatal Radio de Difusión Nacional (RDN).

La Junta precisó, en un comunicado divulgado por la emisora, que sólo los aviones identificados estarán autorizados a aterrizar en el aeropuerto de Bissau, que permanece cerrado al tráfico desde el pasado jueves.

Los militares golpistas hicieron pública esta decisión después de que Portugal anunciara ayer el envío de una fuerza naval, con el eventual objetivo de evacuar a ciudadanos lusos y de otras nacionalidades de la antigua colonia portuguesa.

Para hoy se espera la llegada a la capital del país africano de una delegación de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) para buscar una salida a la crisis.

La CEDEAO ha denunciado la asonada y ha exigido el retorno a la legalidad constitucional.

Además, la Junta Militar anunció ayer la disolución de todas las instituciones del país y la creación de un Consejo Nacional de Transición cuyos mandato y composición se decidirán hoy en una reunión entre la junta y algunos partidos políticos.

El golpe de Estado, perpetrado el pasado día 12, se produjo mientras el país -uno de los más pobres del mundo- se encuentra en pleno proceso electoral para celebrar la segunda ronda de sus comicios presidenciales fijados para el próximo 29 de abril.

Los responsables de la asonada aseguraron que actúan contra un supuesto "acuerdo secreto" entre Guinea Bissau y Angola -que tiene desplegados unos 200 soldados destinados a ayudar en la reforma del Ejército guineano- que amenaza la soberanía nacional.

El golpe de Estado fue condenado por Estados Unidos, la Unión Africana, la CEDEAO, la Unión Europea, el Consejo de Seguridad de la ONU, y la antigua metrópoli, Portugal, entre otros.