Archivo de Público
Domingo, 15 de Abril de 2012

Duelo a distancia hoy en París entre Nicolas Sarkozy y François Hollande

EFE ·15/04/2012 - 11:10h

EFE - El presidente francés y candidato a la reelección por la UMP, Nicolás Sarkozy.

Los dos principales candidatos a las Presidenciales francesas, el conservador Nicolas Sarkozy y el socialista François Hollande, miden hoy sus fuerzas en París en sendos mítines masivos al aire libre celebrados a una semana de la primera vuelta.

La Plaza de la Concordia, la misma en la que Sarkozy celebró su victoria en mayo de 2007, es el lugar en el que el actual presidente espera reunir a cerca de 70.000 personas y hacer un llamamiento a las urnas a esa "mayoría silenciosa" que pueda mantenerle en el Elíseo en la segunda vuelta del 6 de mayo.

El flanco socialista se reunirá en un parque junto al castillo de Vincennes, este de la capital, en un encuentro "festivo", según sus organizadores", en el que está previsto que Hollande intervenga a las 13:30 GMT, media hora antes de la aparición programada para Sarkozy en el otro mitin.

Según un sondeo difundido hoy por el periódico "Le Journal Du Dimanche" (JDD) y realizado entre el 12 y el 13 de abril, en la primera vuelta la abstención sería del 29 %, tres puntos menos que la esperada en marzo, pero todavía uno por encima del récord histórico de 2002.

El próximo domingo, según esa encuesta, Sarkozy obtendría el 28 % de los votos, un punto por encima de Hollande, quien se impondría en cambio en la segunda vuelta con el 54 % de los sufragios, ocho puntos más que su contrincante.

"Imaginar que la elección ya está ganada sería una falta política e incluso moral. Sin embargo, reconozco que estoy preparado para presidir Francia. No es una anticipación, sino un deber", indica hoy el socialista en una entrevista a JDD.

Hollande, que asegura que hará campaña hasta el último segundo, sostiene igualmente que no quiere ser un presidente "por defecto", porque el país "no espera la salida de un presidente, sino la llegada de uno nuevo. No quiere castigar, sino unirse en torno a un proyecto".

Por eso a las entre 30.000 y 50.000 personas que se esperan hoy en Vincennes se les va a enviar un "mensaje de confianza", según declaró Manuel Valls, responsable de comunicación del partido de Hollande.

Desde la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) se ha anunciado la intervención de un "invitado sorpresa" sobre el que no se han adelantado detalles, una expectación que desvía la atención a las filtraciones sobre el desacuerdo entre las dos líneas del equipo de Sarkozy.

Por un lado, según JDD, quienes tienden a la "derechización" de su discurso, y por otro, los partidarios a abrirse al centro para recuperar desde la primera vuelta a los militantes del centrista François Bayrou.

La agresividad del discurso del presidente-candidato es una de las razones que se atribuyen a que un 64 % de los encuestados se muestren descontentos con Sarkozy, la misma cifra de hace un mes, y que reflejaría que no habría sacado ningún beneficio de la campaña.

Esta última gran demostración de fuerza es por ello buena oportunidad para asegurar votos, disputados también por Bayrou; el izquierdista Jean-Luc Mélenchon; la ultraderechista Marine Le Pen; la ecologista Eva Joly; la ultraizquierdista Nathalie Artaud; el soberanista Nicolas Dupont-Aignan, el trotskista Philippe Poutou y el gaullista Jacques Cheminade.