Archivo de Público
Domingo, 15 de Abril de 2012

Asad continúa bombardeando pese al envío de obervadores de la ONU

El Ejército sigue incumpliendo el alto el fuego después de que ayer se acordara por unanimidad en el Consejo de Seguridad el envío de 30 observadores

AGENCIAS ·15/04/2012 - 10:46h

- AFP - Imagen difundida por la oposición de enfrentamientos con los soldados de Asad.

Por primera vez tras meses de reuniones frustradas, el Consejo de Seguridad ha llegado a un acuerdo sobre Siria y ha aprobado una resolución que permite el despliegue de una misión de observadores internacionales para verificar el cumplimiento del plan de paz diseñado por Annan. Sin embargo, pese a este anuncio y al alto el fuego, las fuerzas de Asad han seguido bombardeando la ciudad de Homs y, de momento, ya hay cinco víctimas mortales, según han denunciado los grupos opositores.

El barrio más castigado por esta renovada ofensiva es el de Jalidiya, sobre el caen proyectiles sin cesar y es sobrevolado por aparatos de reconocimiento. Pero las explosiones también se escuchan en el barrio de Bayada, así como el de de Wa'er, que está siendo bombardeado desde la próxima Escuela Militar cada diez minutos, según los Comités de Coordinación Local del movimiento popular.

Además, los disparos de los fusiles y las escaramuzas se repiten por todas partes, como ha ocurrido esta noche en las ciudades de Alepo y Idleb, en el norte del país. De esta forma, la violencia continua pone en evidencia que el alto el fuego que entró en vigor el pasado jueves no está siendo respetado por todas las partes, tal y como había estipulado la ONU.

El alto el fuego decretado el pasado jueves no está siendo respetado

La unanimidad alcanzada ayer en el Consejo de Seguridad para el envío de observadores fue "un avance muy positivo", tal y como explicó Kofi Annan. Esta resolución adoptada por los quince miembros permite el envío de 30 observadores internacionales encargados de "entablar contacto con las partes e iniciar un informe sobre la plena implementación del cese de la violencia armada por todos".

La idea de Annan era que esta primera misión de avanzadilla permitiera establecer las bases para que, posteriormente, si la paz se mantiene, se despliegue una mayor, compuesta por unas 250 personas.

Por su parte, el Gobierno sirio sigue achacando la violencia en el país a grupos terroristas e islamistas radicales como forma de obviar los más de 9.000 muertos que ha habido desde el inicio de las protestas. Así, el embajador sirio ante la ONU, Bachar Jafari, denunció hoy que algunos terroristas están recibiendo financiación del exterior, explicando que "las autoridades de mi país detuvieron anoche a dos jóvenes que habían asesinado al hijo de un imán. Confesaron el crimen y dijeron que les habían pagado 800 dólares por cada crimen cometido".