Archivo de Público
Jueves, 12 de Abril de 2012

Un incierto alto el fuego en Siria

La oposición denuncia que la represión, aunque reducida, continúa. Annan dice que Al Asad no ha cumplido con todos los términos pero confía en el cese de hostilidades

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·12/04/2012 - 20:00h

La situación en Siria sigue siendo confusa pasado el plazo para el alto el fuego auspiciado por Kofi Annan. El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe ha informado al Consejo de Segudidad de que el régimen de Bachar al Asad no ha cumplido con todos los términos de la tregua ya que los militares siguen en la calle, aunque el ritmo letal de muertos diarios se ha reducido significativamente respecto a las últimas jornadas.

Sin embargo, la oposición denuncia que la represión sigue y que hoy han muerto 20 personas por los ataques del Ejército. Un portavoz de los Comités de Coordinacion Local (CCL) ha asegurado que los disparos de francotiradores continúan en ciudades como Homs y Alepo. El grupo opositor agrega que las tropas sirias han reprimido las manifestaciones de protesta con varias detenciones y el lanzamiento de gases lacrimógenos.  

El Consejo Nacional Sirio (CNS) ha dicho que Damasco ha aplicado el alto el fuego sólo de "forma parcial". "Los disparos han cesado en una gran escala, pero no totalmente", ha señalado la responsable de relaciones internacionales del CNS, Bassma Kodmani. La activista recordó que el plan elaborado por Annan incluía la retirada de los tanques de las ciudades, "algo que no ha sucedido". "El régimen vuelve a su estrategia de los primeros meses, cuando no bombardeaba a la gente pero sí detenía y 'desaparecía' diariamente", ha añadido.

El Consejo de Seguridad de la ONU estudia aprobar el envío de observadores internacionales

Por su parte, el régimen de Al Asad también acusa a la oposición de violar el alto fuego y asegura que grupos de "terroristas", como llama a los rebeldes del Ejército Libre de Siria, de la muerte de dos personas, entre ellas un alto mando del Ejército, en tres atentados en Alepo, Idlib y Deraa con el objetivo de "sabotear" el plan de paz de Annan. Sin embargo, el portavoz del ELS en territorio sirio, el coronel Qasem Saadedin, dijo que la explosión se debió a "una maniobra del propio régimen" y ha asegurado que su grupo está comprometido al 100% con el plan de Annan.

A pesar de la incertidumbre reinante y la dificultad de contrastar las informaciones sobre el terreno, el enviado de Naciones Unidas mantiene una cautela esperanza -"estoy animado", ha declarado Annan- de que el cese de las hostilidades pueda estar cerca ya que el país "experimenta un raro momento de calma".

El secretario general de la ONU comparte la opinión de Annan. "En estos momentos, la situación parece más tranquila. Lo estamos siguiendo muy de cerca", ha declarado Ban Ki-moon, que también ha reconocido que "este alto el fuego es muy frágil y se puede romper en cualquier momento. Si hay otro disparo, por pequeño que sea, las partes tendrán el pretexto de volver a los combates".

Annan: "El país experimenta un raro momento de calma"

Ambos mandatarios confían en que la incierta calma se mantenga el suficiente tiempo para poder desplegar "lo antes posible" una misión de observación de la ONU, que pueda verificar el cese de las hostilidades y que vele porque el resto de los puntos del plan de paz de Annan puedan comenzar a implementarse. En este sentido, el Consejo de Seguridad de la ONU ya está trabajando en un proyecto de resolución que autorice el envío de una misión de observadores internacionales a Siria y que podría adoptarse mañana mismo.  

Entre tanto, el CNS ha dejado claro que se niega a entablar un diálogo directo con Asad o alguien de su gobierno, al considerar que no tiene ninguna legitimidad tras haber masacrado durante un año a su propio pueblo. "El objetivo al que nunca renunciaremos es la salida del poder de Bachar al Asad y de toda la estructura de seguridad que lo rodea. Nosotros no negociaremos con él", afirmó Kodmani.

Precisamente, cuestionado el secretario general sobre la legitimidad de Asad, cuando las propias estructuras de Derechos Humanos de Naciones Unidas lo han acusado de crímenes contra la Humanidad, Ban se limitó a decir que lo más acuciantes es "evitar más pérdidas de vidas", y que el proceso de asunción de responsabilidades, si bien necesario, puede hacerse ulteriormente.

Naciones Unidas rechaza a toda costa una intervención militar extranjera

Preguntado acerca de si tiene un plan B, en caso de que el alto el fuego fracase, Ban insistió en su esperanza de que, "con la ayuda de la comunidad internacional y el sólido compromiso de los dirigentes de Siria y de las fuerzas de oposición, se cumplan sus promesas, detengan los combates y sigan una negociación política".

La ONU quiere a toda costa evitar una internacionalización del conflicto mediante una intervención militar que seguramente no contaría con el respaldo del Consejo de Seguridad, dado el previsible veto de China y Rusia, que rechazan a toda costa cualquier injerencia externa. "Annan y yo hemos lo hemos dejado muy claro, una operación militar no es una opción, sólo complicaría y empeoraría la situación", concluyó.