Archivo de Público
Jueves, 12 de Abril de 2012

CiU, UPyD y UPN apoyan el déficit cero, mientras que la izquierda lo critica

EFE ·12/04/2012 - 14:38h

EFE - El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante su intervención hoy, 12 de abril de 2012, en el Congreso de los Diputados, donde se ha aprobado el fondo para la financiación de pagos a proveedores y donde se debate también la Ley de Estabilidad Presupuestaria y las enmiendas a la totalidad de la reforma laboral.

Los partidos de CiU, UPyD y UPN han apoyado hoy el proyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria que marca un déficit cero para todas las administraciones a partir de 2020, mientras que la mayoría de los partidos de izquierda en el Congreso la han criticado duramente.

Durante el debate del proyecto de ley en el pleno del Congreso, el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, ha argumentado su voto a favor por el acuerdo alcanzado con el PP para flexibilizar el criterio para reducir el endeudamiento de las comunidades autónomas con el fin de que pase de ocho a veinte años.

Ha resaltado que esta medida hará que en épocas de crecimiento puedan destinarse recursos financieros a la inversión, a estimular el crecimiento económico y a generar empleo.

Sánchez Llibre ha elogiado el pacto con el PP, ha recordado la ley que plantea el gobierno catalán y ha insistido en que a CiU "no se le caen los anillos" al votar a favor ya que se trata de un acuerdo muy beneficioso para Cataluña.

También UPyD y UPN han defendido el proyecto de Ley y mientras el diputado de UPyD Álvaro Anchuelo ha valorado que la ley imponga más controles sobre las cuentas autonómicas, Carlos Salvador, de UPN, ha mostrado su apoyo a una mayor rigurosidad de las cuentas públicas.

Salvador ha agradecido la disposición del PP para aceptar las enmiendas de UPN que respetan la foralidad de Navarra, "una institución constitucional" y Anchuelo ha asegurado que España debe ser un país federal viable y ha considerado que la nueva norma mejorará la eficiencia de las administraciones.

No obstante, el PNV se abstendrá en la votación y el diputado Pedro Azpiazu ha insistido en la importancia de recoger la especificidad de los conciertos económicos de Navarra y el País Vasco en la norma.

También ha criticado al Gobierno por tratar de hacer retroceder el "autogobierno" al no haber recogido este matiz en el texto que llegó al Congreso cuando sí estaba incluido en su anteproyecto.

Desde la izquierda Plural, el diputado de IU Alberto Garzón ha destacado que el proyecto de ley no dará confianza a los inversores, porque los mercados son "insaciables", al tiempo que ha añadido que los recortes sólo conseguirán empeorar la actividad económica, lo que reducirá los ingresos públicos y volverá a aumentar el déficit.

Francisco Jorquera, del BNG, ha criticado que la ley de estabilidad utilice "la crisis como pretexto para centralizar el Estado aún mas" y ha considerado que la política presupuestaria no debe anteponer el pago de la deuda pública antes que la creación de empleo, de la economía o de la lucha contra la exclusión.

"Es un chantaje continuo de los poderes financieros, los mismos que han originado la crisis", ha dicho, tras asegurar que implantar el déficit cero es el principio ideológico más duro del neoliberalismo.

La diputada de ERC Teresa Jordà ha argumentado que el Estado es "quien más deuda acumula, más impuestos recibe y menos obligaciones de gasto tiene".

Por este motivo, ha dicho, que el proyecto de ley contiene una "flagrante arbitrariedad del Estado, que juega la liga en casa y con ventaja".

La diputada de Nafarroa Bai Uxue Barcos ha insistido en que el déficit cero sólo busca lanzar un mensaje al exterior de que España "está dispuesta a todo", y ha lamentado que aquellas administraciones que debieran tener razonable capacidad de endeudamiento para sortear la crisis, no lo puedan hacer.

El diputado de Compromís Joan Baldoví ha añadido que el proyecto de Ley contempla como prioridad absoluta el pago de la deuda publica, por encima de los servicios esenciales del Estado de Bienestar y ha aseverado que "la sanidad, la educación y los servicios sociales deben estar por encima de los bancos".

Por su parte CC ha indicado que la nueva ley no resolverá la crisis y es una medida "antihistórica".

Por parte de Amaiur, Rafael Larreina, ha criticado al Ejecutivo por aprovechar la coyuntura económica para impulsar una "reforma neoliberal" que convertirá España en un "estado fallido desde el punto de vista económico y social".