Archivo de Público
Jueves, 12 de Abril de 2012

Bynum, un gigante en San Antonio

El pívot captura 30 rebotes en la victoria de los Lakers por 84-98, una marca que no alcanzaba un jugador angelino desde 1978

AGENCIAS / PÚBLICO.ES ·12/04/2012 - 10:08h

EFE - El jugador de Los Ángeles Lakers, Andrew Bynum (c), salta para encestar contra San Antonio Spurs.

A falta de Kobe Bryant, en San Antonio apareció Andrew Bynum. Y de qué manera. Se echó a los Lakers a la espalda y se convirtió en el amo y señor de las zonas. Su poderío bajo los aros, junto al apoyo de Pau Gasol, con 21 puntos, y Metta World Peace, con 26, fue suficiente para que los de Los Ángeles se llevaran la victoria ante los Spurs por 84-98.

Bynum aportó en ataque 16 puntos pero capturó la friolera de 30 rebotes, su mejor marca individual y la mejor de cualquier jugador en la presente temporada en la NBA. Pero es que además ese techo de rebotes no lo alcanzaba un jugador de los Lakers desde Kareem Abdul-Jabbar en 1978. El último jugador en superar esa marca en la NBA fue Kevin Love, de los Timberwolves, ante los Knicks en 2010.

El pívot de 24 años cuajó una gran actuación individual y de equipo ante los Spurs a los que dominó con su poder y presencia en la pintura sin que les diese opción a luchar por el triunfo.

El alero Metta World Peace también se creció en su juego y rendimiento y aportó 26 puntos que los dejaron como el factor sorpresa del partido, el tercero que disputaron sin Bryant, su hombre franquicia que se recupera de una lesión en la espinilla izquierda.

Junto a Bynum y Worlp Peace estuvo una vez más la figura del ala-pívot español Pau Gasol, que ayudó al equipo con un doble-doble de 21 puntos y 11 rebotes. Gasol disputó 40 minutos y se encargó una vez más de ejercer la función de líder y capitán del equipo dentro del campo que les permitió a los Lakers (37-22) conseguir el segundo triunfo consecutivo y seguir de líderes en la División Pacífico, con un juego y medio de ventaja sobre Los Ángeles Clippers (35-23), que ganaron a domicilio por 98-100 a los Thunder de Oklahoma City.

La derrota, segunda consecutiva que sufren los Spurs (40-16), la más embarazosa que han tenido en su campo en lo que va de temporada, se dio después de haber logrado la mejor racha ganadora en la NBA con 11 triunfos seguidos. Esta vez ni el base francés Tony Parker ni el escolta argentino Manu Ginóbili pudieron romper la defensa de los Lakers y el dominio de sus hombres altos en la pintura.