Archivo de Público
Jueves, 12 de Abril de 2012

Banesto gana un 88% menos hasta marzo por el ladrillo

El banco tuvo que destinar 475 millones a sanear sus activos inmobiliarios. Pese a todo ganó 20,2 millones

AGENCIAS ·12/04/2012 - 08:53h

Banesto registró un beneficio neto de 20,2 millones de euros durante el primer trimestre, lo que supone un descenso del 88,1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, después de plusvalías y saneamientos extraordinarios, informó este jueves la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, la entidad ha cubierto en este trimestre un 50% de las necesidades de provisiones para riesgos y activos inmobiliarios derivadas de los nuevos requerimientos para este ejercicio, con una dotación extraorinaria de 475 millones de euros.

Aunque las necesidades de provisiones derivadas del Real Decreto 2/2012 ascienden a 1.236 millones de euros a 31 de diciembre de 2011, la previsible disminución del riesgo inmobiliario durante este año hará que dichos requerimientos sean alrededor de 1.000 millones de euros al cierre de 2012, según la entidad.

El beneficio ordinario antes de impuestos fue de 126,1 millones de euros, con una reducción del 50,6% sobre el primer trimestre de 2011.

El 'core capital' alcanza el 9,2%, cubriéndose totalmente el 'buffer' de capital exigido, mientras que la tasa de morosidad continúa por debajo del sector y se mantiene en el 4,93%, con un cobertura con provisiones del 51,2%.

Menos créditos, más morosidad

En valores absolutos, los créditos morosos aumentaron en otros 314 millones de euros en el primer trimestre, en comparación con marzo de 2011, hasta alcanzar los 3.695 millones, con una cobertura con provisiones del 51,2 %, algo peor que el 53,1 % de un año antes.

La débil demanda de créditos y el entorno de mayores riesgos se sigue notando en la inversión total, que a cierre de marzo había caído el 8,3 % interanual y se situaba en 67.333 millones, una evolución "similar a la del sector", dice el banco.

También registraban una caída interanual parecida a la de los créditos —del 8,7 %— los recursos de clientes del sector privado, que quedaron situados en 63.624 millones, en parte por la política de renovación parcial de los depósitos captados en la campaña lanzada en 2010.