Archivo de Público
Jueves, 12 de Abril de 2012

Cristiano decide el duelo táctico del 'Cholo' con Mourinho

EFE ·12/04/2012 - 00:04h

EFE - El delantero portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, celebra su tercer gol y tercero de su equipo, durante el partido, correspondiente a la trigésimo tercera jornada de Liga en Primera División en Madrid.

La pegada del portugués Cristiano Ronaldo, autor de un 'triplete' con una falta, un potente disparo a la escuadra y un penalti, decidió el duelo táctico en el derbi madrileño entre dos técnicos que se respetan y admiran, el argentino Diego Pablo 'Cholo' Simeone y el portugués José Mourinho.

En el estadio Vicente Calderón se enfrentaban dos entrenadores a los que no se les caen los anillos por afirmar que renuncian a la posesión de balón. Sus estilos son diferentes, más directos y verticales. Buscan el gol con un fútbol directo.

Los dos saben que perder el balón en una zona que permite lanzar el contraataque al rival es letal. Evitarlo era el objetivo principal de los dos técnicos. Ambos elevaron la ya alta motivación de sus jugadores en un derbi de alto voltaje con mucho en juego: apurar opciones de 'Champions' para los atléticos y la pelea por el título de Liga para los madridistas.

Con un dibujo táctico de Mourinho de un 4-2-3-1, el Real Madrid renunció a la posesión en el primer acto. La presencia en el banquillo de Esteban Granero y con Xabi Alonso taponado, la responsabilidad de construir fútbol recayó sobre el alemán Sami Khedira.

Provocó que el juego madridista se redujese a la entrada por las bandas. Con Ángel Di María partiendo desde la derecha hacia adentro y Cristiano Ronaldo desequilibrando pegado a la cal del costado izquierdo.

El 'Cholo' Simeone apostó por un 4-4-2 que se modificaba a la hora de defender por el esfuerzo de Adrián López en tapar la salida de balón de Xabi Alonso. Lo consiguió. Tapar espacios entre la línea defensiva y los medios centros Gabi y Tiago era vital. Así, consiguieron que Kaká rebajase su brillantez en una zona donde un pase a los desmarques de Karim Benzema causa serios problemas.

La igualdad en la batalla táctica la deshizo Cristiano Ronaldo. La pegada de un jugador siempre decisivo, que aparece cuando su equipo más lo necesitaba. Desde el fútbol en blanco y negro no había un futbolista del Real Madrid que marcara tres goles en el Calderón.

El primero con una falta envenenada, el segundo con un disparo de su sello, pleno de potencia y colocación, y el último de penalti.

La entrada en escena de Mesut Özil por Kaká tras el descanso, provocó que el Real Madrid adelantase unos metros. El Atlético supo morder en la primera parte pero sin tocar su dibujo, retrasó metros en la segunda. Fue justo cuando asumía la responsabilidad de llevar el peso del partido el conjunto de Mourinho, cuando el balón ya no le quemaba en los pies, el momento en el que cedió el empate.

Pero demostró personalidad para encerrar al rival cuando sentía como se complicaban al máximo sus opciones de ser campeón de Liga y la ventaja que llegó a ser de diez puntos se quedaba en dos antes de visitar el Camp Nou.

El físico fue mejor en el bando madridista. Los cambios de Simeone tardaron en llegar y su equipo acabó encerrado, encajando golpes en formas de goles, que una vez más pusieron el color blanco a un derbi madrileño. Mourinho se llevó el primer pulso con el 'Cholo'.