Archivo de Público
Miércoles, 11 de Abril de 2012

La ONU alerta de que la violencia en Siria puede afectar la estabilidad en Irak

EFE ·11/04/2012 - 01:11h

EFE - Vista general del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York, cuando alertó del "peligroso" impacto que puede tener la continuación de la violencia en Siria sobre la estabilidad de Irak. EFE/NACIONES UNIDAS/Devra Berkowitz

La ONU ha alertado hoy del "peligroso" impacto que puede tener la continuación de la violencia en Siria sobre la estabilidad de Irak, ya que un agravamiento del conflicto afectaría al equilibrio de poderes existente en el país e incrementar la tensión entre sus distintas comunidades.

"La continuación de la violencia en Siria está plagada de riesgos que podrían tener efectos peligrosos sobre Irak", aseguró hoy el enviado especial de la ONU para Irak, el alemán Martin Kobler, quien intervino en la reunión que mantuvieron los miembros del Consejo de Seguridad sobre la situación en ese país árabe.

Para Kobler, si continúa la escalada de violencia en Siria, sus efectos podrían dejarse sentir sobre "el frágil equilibrio de poderes" existente en Irak, un país que también se resentiría al verse aumentadas las tensiones entre sus diferentes comunidades.

"Además, la violencia en Siria ya ha empezado a afectar a los refugiados iraquíes que viven en ese país", añadió el enviado especial, quien aseguró que su equipo trabaja ya en "un amplio plan de contención para mitigar los posibles efectos" de la violencia en el país vecino.

La alerta de Kobler coincidió con el vencimiento hoy del plazo acordado entre el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, y Damasco para que las fuerzas del Gobierno de Bachar al Asad se retiraran de las ciudades sin que las autoridades sirias hayan dado señales de cumplir con esa meta.

La comunidad internacional, con el Consejo de Seguridad de la ONU y Annan a la cabeza, reiteró su llamamiento a Damasco para que, pese a este primer fracaso, el régimen sirio ponga fin a las hostilidades el jueves, 12 de abril.

En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad, Kobler reconoció que Irak todavía se enfrenta a numerosos desafíos, entre los que se encuentran una "frágil" situación política y de seguridad, pero destacó los avances logrados en otros frentes y señaló que Bagdad está listo para jugar "un papel positivo" en la región.

En ese sentido, subrayó que la cumbre de la Liga Árabe celebrada en Bagdad a finales de marzo fue un ejemplo de cómo ha avanzado Irak "tras décadas de guerra, dictadura y problemas económicos", al tiempo que destacó la mejora en las relaciones entre ese país y Kuwait.