Archivo de Público
Martes, 10 de Abril de 2012

El alivio del dolor puede ser insuficiente tras una cirugía ginecológica

Reuters ·10/04/2012 - 18:28h

Por Amy Norton

La estrategia analgésica que se les indica para el hogar a algunas mujeres con una histerectomía u otra cirugía ginecológica no sería suficiente.

En un nuevo estudio, la mitad de 127 mujeres operadas en un centro médico de Utah, en Estados Unidos, dijo que el plan para controlar el dolor ya no era efectivo a los tres días del alta hospitalaria.

A las dos semanas, el 23 por ciento de las mujeres operadas con una incisión en el abdomen seguía con dolor. Lo mismo ocurría con las participantes con una cirugía vaginal. Y aún más participantes necesitaban analgésicos opioides: un tercio de las mujeres con una cirugía abdominal y el 10 por ciento de las mujeres con una cirugía vaginal.

El estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology aborda un tema novedoso. "Está sorprendentemente subestudiado", aseguró la autora principal, doctora Ingrid Nygaard, de la Facultad de Medicina de la University of Utah, en Salt Lake City.

Uno de los motivos por el que es tan importante comprender qué sucede durante la recuperación en el hogar es que las internaciones son mucho más cortas que antes.

Las participantes recibieron el alta hospitalaria a las 24 ó 48 horas de la cirugía, si se trataba de una operación vaginal u abdominal. En general, fueron histerectomías (extirpación del útero) o una corrección de prolapso (cuando el tejido pélvico debilitado hace que uno o más órganos colapsen por la vagina).

Todas las participantes registraron el nivel de control del dolor después de la cirugía. El equipo concluyó que el alivio era "subóptimo" en algunas mujeres.

"No promuevo el uso de más opioides", aclaró Nygaard, al hablar de analgésicos poderosos como la hidrocodona o la oxicodona, que las pacientes operadas suelen necesitar por cierto tiempo.

Pero la experta sostuvo que se necesitan más estudios para determinar cómo controlar mejor el dolor después de una cirugía ginecológica. "Eso es un problema. Ahora debemos buscar cómo resolverlo", dijo Nygaard.

Por ahora, señaló que mejorar la información que se les brinda a las pacientes para controlar el dolor y resolver la constipación podría ayudar.

Muchas pacientes tienen constipación después de la cirugía y los opioides tienden a agravarla. Comer pequeñas porciones, más fibra o hacer ejercicio suave permite mover el intestino, además de que, como indicó la autora, también alivia el dolor que produce la constipación.

¿Cómo reconocer entonces si el malestar después de la cirugía es "normal" o no?

Para Nygaard, una señal de alarma es tener la necesidad de utilizar opioides a las dos semanas de la operación. La experta recomendó que cada mujer converse con su médico sobre la mejor manera de controlar el dolor.

Un resultado "alarmante" para Nygaard fue que la mitad de las participantes dijo que no se sentía "recuperada" a las seis semanas de la cirugía.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, abril del 2012