Archivo de Público
Martes, 10 de Abril de 2012

El Banco de España pide más competencias y que se respete su autonomía

EFE ·10/04/2012 - 10:04h

EFE - El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordoñez, hoy durante el XIX Encuentro del Sector Financiero.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exigió hoy al Ministerio de Economía y Competitividad que traspase a la entidad más competencias, sobre todo para sancionar a entidades que incumplan la ley, así como que se respete al máximo su autonomía a la hora de actuar.

"Es trascendental seguir respetando la autonomía del Banco de España en su actuación supervisora y que los gobiernos sigan sin caer en la tentación de interferir en las decisiones" de la entidad, aunque deben seguir diseñando instrumentos legales y de defensa del buen uso de los recursos públicos, dijo.

Ordóñez, que hizo estas declaraciones en su intervención en la apertura del XIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte y ABC, añadió que, por supuesto, el Banco de España debe seguir dialogando con los distintos gobiernos, no sólo asesorándoles sino también escuchándoles "porque nadie tiene el monopolio de las buenas ideas".

Sin embargo, dejó muy claro que las decisiones de supervisión "se deben seguir tomando, como hasta ahora, con criterios exclusivamente profesionales".

En concreto, Ordóñez pidió al Gobierno que el Ministerio de Economía traspase al Banco de España "buena parte" de las competencias del régimen sancionador de entidades y del otorgamiento de licencias, "en línea con lo que ha venido sugiriendo el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

"También habría que autorizar al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a asumir los poderes de las juntas de accionistas en los bancos intervenidos y conceder al Banco de España "instrumentos" que agilicen y simplifiquen la supervisión, dijo.

Y "el mismo Banco de España debería dotarse de instrumentos propios de supervisión" para corregir los problemas lo antes posible y "separarse definitivamente de un régimen legalista" que sólo contempla la intervención como último y extremo recurso, cuando la entidad incumple todos los requerimientos legales, añadió.

En cuanto a las cajas de ahorros, Ordóñez destacó la necesidad de avanzar en la reducción de los órganos de gobierno de estas entidades para evitar duplicidades una vez traspasado su negocio financiero a los bancos que han creado, los cuales, a partir de un cierto tamaño, deberían cotizar todos en Bolsa, dijo.

Más tarde, en declaraciones a los medios tras su intervención, Ordóñez aclaró que lo importante es que las cajas mantengan la Obra Social más allá de la forma elegida para financiarla.

Volviendo al discurso, el gobernador del Banco de España precisó, sobre este asunto, que "una alternativa de mayor enjundia" sería aprobar una ley que obligase a las cajas a que, en un plazo razonable, dejasen de participar de forma significativa en entidades de crédito e invirtieran en lo que deseen -quizá con más rendimiento- para seguir desarrollando la obra social.