Archivo de Público
Lunes, 9 de Abril de 2012

Revilla dice que "ser feliz no es caro" y recomienda a Urdangarin que se conforme "con algo menos"

EFE ·09/04/2012 - 19:12h

EFE - El expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla, hoy, durante una entrevista con EFE con motivo de la publicación de su libro "Nadie es más que nadie", en el que repasa su vida y algunas de sus anécdotas más conocidas y se atreve a dar un consejo al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, inmerso en un proceso judicial por supuesta corrupción, para asegurarle que "ser feliz no es caro" y recomendarle que se conforme "con algo menos" porque "no pasa nada".

Se define como un político de vocación, no tiene pelos en la lengua y se jacta de haber dejado puestos lucrativos para ejercer lo que más satisfacción le produce, el servicio público, desde el convencimiento de que "ser feliz no es caro".

Y desde ese convencimiento, el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que ha hablado con Efe del libro que acaba de publicar, se atreve a dar un consejo al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, inmerso en un proceso judicial por supuesta corrupción, para asegurarle que "ser feliz no es caro" y recomendarle que se conforme "con algo menos" porque "no pasa nada".

Un consejo que traslada a todos aquellos que lean su libro en el que, bajo el título de "Nadie es más que nadie" (Espasa), repasa su vida y algunas de sus anécdotas más conocidas, como su relato en un programa de televisión de algunos detalles de la boda de los príncipes de Asturias que ocasionó un gran revuelo mediático.

¿Por qué ese título? Revilla contesta tajante: porque "todos somos iguales". Así, no tiene ningún reparo en colocar "a nivel del suelo" a personajes que "nos parecen seres galácticos y que en teoría están en la estratosfera", como el rey, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero o el presidente del Banco Santander, Emilio Botín.

"Tienen sus carencias y sus lados positivos y negativos y, por eso, trato de desmitificar a esos personajes que gozan de gran popularidad y que en el fondo no son tan excepcionales", dice a Efe.

Y se atreve a opinar de ellos y a revelar algún detalle de sus vidas -Botín desayuna siempre sardinas, por ejemplo- desde la autoridad que le otorga el hecho de haber pasado muchas horas con ellos.

Por eso, Revilla apenas nombra en su libro al actual presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, porque se ha limitado a "darle la mano cuatro veces", según confiesa.

Revilla relata sus orígenes, que, en principio, no auguraban la trayectoria que luego ha seguido y que le llevó a la presidencia de su comunidad, "el mayor honor", dice, para alguien que ama su tierra.

Cree que su "tesón y esfuerzo" pueden servir a los jóvenes de ejemplo para superar estos momentos de confusión y confiar en conseguir aquello en lo que creen.

Diputado raso en el Parlamento de Cantabria desde el pasado mes de mayo, Revilla cuenta en su libro sus años de estudios en Bilbao, donde llegó a coincidir con uno de los fundadores de ETA, Xavi Echevarrieta.

Nada sabía Revilla de la actividad de su compañero de facultad, con quien fue detenido en Madrid, donde habían ido requeridos en representación del País Vasco para constituir el Sindicato Libre de Estudiantes. Pero entre los estudiantes había algún topo y la Policía les arrestó.

Precisamente de ETA habla Revilla en su entrevista con Efe y pide a la banda que primero entregue todas las armas y pida perdón. Después, el Estado puede ser generoso y nada impide estudiar medidas como el acercamiento de los presos a Euskadi o la reducción de condenas, subraya.

Revilla dedica algún capítulo al rey y, aunque declara que no es monárquico, valora a don Juan Carlos, del que resalta su prestigio internacional. "Es un lujo para este país", apostilla.

El expresidente cántabro no rehuye hablar de Urdangarin y advierte de que España no podría entender que, "con lo que está cayendo para millones de familias, hubiera algún tipo de favor, de prebenda o atajo para que si se prueban las acusaciones, no tuviese un castigo ejemplar".

Para Revilla, España está necesitada de "ejemplaridad" y, por ello, reivindica el cumplimiento estricto de la ley y "mano dura" para los "chorizos de cuello blanco" porque "no se puede seguir cabreando al personal".

No guarda rencor a Zapatero por haber incumplido su compromiso de llevar el AVE a Cantabria, pero no ahorra calificativos contra el exministro de Fomento José Blanco, el culpable para él de ese incumplimiento y al que define como un "personaje nefasto" y "mentiroso compulsivo".

Le reprocha a Zapatero haberse rodeado de muchos "mediocres", pero le tilda de buena persona, de demócrata encajador y de honrado. De hecho, Revilla está convencido de que el expresidente "no metería la mano" para enriquecerse.

Revilla dedica también parte de su libro a la guerra de Irak, "el mayor error que ha cometido la humanidad" y origen, según él, de la crisis financiera de Estados Unidos, y no perdona a otro expresidente, José María Aznar, que fuera "pieza clave" de ese conflicto.