Archivo de Público
Lunes, 9 de Abril de 2012

El aumento de la violencia pone en peligro el plan de paz para Siria

Mueren más de 150 personas a pocas horas de que acabe el plazo dado por la ONU. Turquía protesta por el ataque en su territorio contra un campo de refugiados sirios

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·09/04/2012 - 17:06h

EFE - Un herido tras los ataques del Ejército de Al Asad a un campo de refugiados sirios en Turquía. -

Quedan horas para que expire el plazo para empezar a aplicar el plan de paz de la ONU en Siria y nada indica que vaya a cesar la violencia. El régimen de Bachar al Asad y los rebeldes se niegan a aceptar cualquier pacto para garantizar un alto el fuego. Mientras, unas 150 personas han muerto en una nueva jornada sangrienta, tal y como ha denunciado el grupo opositor de los Comités de Coordinación Local (CCL).

Las posiciones irreconciliables de ambos bandos alejan la posibilidad de empezar a elaborar un proceso de paz en el país. Si ayer las autoridades sirias exigieron "garantías escritas" para que los grupos armados de la oposición pusieran fin a sus actividades, hoy el Ejército Libre Sirio (ELS) es el que ha condicionado el cumplimiento del alto el fuego a que Damasco respete el texto elaborado por el enviado especial de Naciones y de la Liga Árabe, Kofi Annan.

"Si detienen los disparos, nosotros los detendremos, pero no vamos a presentar garantías por escrito porque el régimen es quien tiene la mayor fuerza militar, mientras que nosotros disponemos de armas humildes y nuestra política es defender al pueblo", ha declarado el número dos del ELS, Malek Kurdi.

"Si detienen los disparos, nosotros los detendremos", dicen los rebeldes

Tanto el régimen sirio como los rebeldes del ELS tienen hasta el martes 10 de abril para comenzar a aplicar la iniciativa de Annan y retirar a las tropas de las ciudades y hasta el día 12 para que se ponga fin de forma definitiva a las hostilidades. Sin embargo, estos plazos parecen difíciles de cumplir cuando, horas antes de que se cumpla el primero, los últimos ataques han causado más de 150 muertos, la mayoría en las provincias de Homs y Hama, en el centro, y Alepo, en el norte.

Las ofensivas de hoy de las fuerzas de Al Asad también han tenido como objetivo a los campos de refugiados sirios en Turquía, donde han muerto dos personas. Según los activistas, es la primera vez que las fuerzas sirias han atacado un campo de refugiados en territorio turco. Ankara, a través de su Ministerio de Exteriores, ha protestado oficialmente por este incidente ante un consejero de la embajada siria en Ankara y ha exigido que los ataques del Ejército de Siria cesen de inmediato.

El Gobierno turco ha protestado de forma oficial por el ataque en su territorio 

El tiroteo se produjo después de que un grupo de sirios huyera de los enfrentamientos entre tropas leales a Damasco y guerrilleros del Ejército Sirio Libre en la zona de Azaz, cercana a la frontera turca. Los sirios del campamento de Öncüpinar saltaron las vallas del recinto y corrieron a ayudar a los recién llegados, momento en el que las fuerzas sirias empezaron a disparar directamente hacia el campamento, según las fuentes consultadas por Efe.

En otro ataque similar, un cámara de televisión libanés ha muerto en la zona fronteriza de Wadi Jaled por disparos procedentes del lado sirio y efectuados por militares. Beirut ha exigido a Damasco que abra una investigación sobre lo que ha calificado de "agresión". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha condenado los ataques desde Siria tanto sobre territorio turco como libanés. 

"El plazo para el cese completo de la violencia apoyado por el Consejo de Seguridad debe ser respetado por todos sin ninguna condición", dijo Ban, quien mostró además su "alarma" ante los informes que indican la "continuación de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos en Siria".

Ejecuciones y apoyo a terroristas

Human Rights Watch ha denunciado que sólo en el mes de marzo las fuerzas leales de Al Asad han ejecutado de forma sumaria a 85 personas, cifra que se eleva a 101 desde finales de 2011, según la documentación de la ONG.  

HRW denuncia que el régimen ha realizado 85 ejecuciones sumarias durante el mes de marzo

La organización asegura que las fuerzas gubernamentales y progubernamentales no solo han ejecutado a combatientes de la oposición que habían capturado o excombatientes que habían dejado la lucha y no suponían amenaza alguna, sino que también han ejecutado a civiles que igualmente no suponían ninguna amenaza para las fuerzas de seguridad.

Ante esta situación, la ONG emplaza al Consejo de Seguridad de la ONU a garantizar que la hipotética misión que se encargue de supervisar el cumplimiento del plan de paz de Kofi Annan tenga competencias para documentar estos crímenes. En concreto, aconseja el envío de observadores de Derechos Humanos que acompañen a los observadores militares para entrevistar a las víctimas de los abusos al tiempo que las proteja de posibles represalias. 

Por su parte, la Red Siria de Derechos Humanos (SHRN, por sus siglas en inglés) ha acusado, a través de un comunicado recogido por la agencia de noticias SANA, a los países que han apoyado la opción de armar a la oposición siria de exhibir una "flagrante hipocresía internacional". La SHRN considera que "el apoyo explícito a los grupos terroristas por parte de países como Reino Unido, Turquía, Arabia Saudí y Qatar supone un obstáculo para la misión de Annan, y, por tanto, para la resolución del conflicto".