Archivo de Público
Lunes, 9 de Abril de 2012

Alba, más cerca de su padre, tras ser maltratada por su padrastro

Fue agredida por la pareja de su madre cuando tenía cinco años y ahora tiene una discapacidad del 90%

AGENCIAS ·09/04/2012 - 11:58h

Las esperanzas de mejora de Alba no eran muchas, pero "inesperadamente" se ha recuperado parcialmente de las lesiones que le causó su padrastro cuando tan sólo tenía cinco años de edad. Esta niña de  Montcada i Reixac, Barcelona, sufrió un maltrato continuado por parte de la pareja de su madre y fue una brutal paliza la que la dejó con un grave deterioro de sus funciones cerebrales y le causó una parálisis total de la parte derecha del cuerpo.

Los fuertes golpes que su padrastro le asestó en la cabeza le causaron un trastorno del lenguaje, escrito y verbal, por lo que ahora se comunica mediante algunas palabras, gestos y pictogramas. Ahora, Alba se mueve en silla de ruedas y depende totalmente de terceras personas, algo que seguirá sucediendo en el futuro.

El padre biológico de Alba, Álvaro Luis Caldas, ha celebrado que "lejos de todo pronóstico, Alba se ha convertido en una mujer", pese a que los médicos que la trataron llegaron a diagnosticarle un estado de muerte cerebral. 

La pequeña pasa los fines de semana en casa de su padreDesde la pasada Navidad, la pequeña pasa los fines de semana en casa de su padre, en Ontiñena (Huesca), y está previsto que en un breve periodo de tiempo pueda dejar de ser tutelada por la Generalitat, que garantiza el cuidado de la menor en un centro de Catalunya cercano a la frontera con Aragón, al que fue trasladada el año pasado para estar más cerca de su progenitor.

El caso Alba conmocionó a la opinión pública y provocó un endurecimiento del sistema de detección de maltrato infantil. Esta niña estuvo ingresada tres meses en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona y tiene una discapacidad del 90%, aunque su padre insiste en que "ha mejorado mucho "desde que le dieron el alta. Aún así, recuerda que puede sufrir complicaciones en cualquier momento ya que perdió un hueso craneal tras la paliza y esto le provoca un bajo nivel de defensas y facilita posibles infecciones.

Mejoras en la administración

Además de endurecer el sistema de protección infantil, se creó la figura del Fiscal de Alto Riesgo, que actualmente ejercen dos profesionales, para detectar casos urgentes de posibles maltratos y evitar así un nuevo caso como el de Alba, que evidenció la descoordinación de las distintas instancias implicadas en la detección.

También se desarrolló un nuevo modelo de coordinación entre centros sanitarios, agentes policiales, servicios sociales, centros escolares y administraciones.

La pena de la madre de Alba se rebaja

La madre de Alba está previsto que entre interna en diciembre del año que viene en una cárcel de máxima seguridad en Zaragoza, donde recibirá el tercer grado penitenciario por su buen comportamiento, por lo que la condena real podría quedar reducida.

El padrastro de Alba la agredió con el consentimiento de la madre

La Audiencia de Barcelona declaró probado que el padrastro de Alba agredió a la niña de forma continuada con el consentimiento de la madre, además de maltratarla atándola a una silla para obligarle a tragar sus propios vómitos. Esta situación vio su fin el 4 de marzo de2006 cuando ingresó en coma en la Vall d'Hebron tras recibir una brutal paliza. Posteriormente, el Tribunal Supremo rebajó cinco años la pena a la madre de Alba, pasando de 20 a 15 años de prisión.

Más cerca de su padre

La Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia), responsable de la tutela de Alba, ha valorado "muy positivamente" la actitud y la colaboración del padre biológico, aunque ha recordado que la niña requiere de un centro de atención especial que no existe en Huesca, por lo que el traslado definitivo al domicilio aún deberá esperar.

Aún así, el progenitor ya ha adecuado por completo su vivienda con puertas, cama y baño adaptado, entre otras cosas, para que pueda vivir con todas sus necesidades especiales cubiertas. "No he recibido ninguna ayuda económica por todo ello y me siento un poco olvidado", ha lamentado Caldas, recordando que la Audiencia de Barcelona condenó a la madre de Alba y a su pareja a indemnizar a la pequeña con un millón y medio de euros, sanción nunca asumida tras declararse insolventes.

Para la niña, estar cerca de su padre supone "grandes beneficios", y éste sigue inmerso en el proceso de recuperación de la tutela por haberla perdido en el pasado, cuando la madre rehizo su vida con el agresor.