Archivo de Público
Sábado, 7 de Abril de 2012

El Barça, a seguir la persecución

Los de Guardiola se enfrentan a un Zaragoza que hace unas semanas estaba desahuciado, en su lucha por atrapar al Madrid

EFE ·07/04/2012 - 17:16h

Los jugadores del Barcelona celebran un gol al Milan. AFP

Un Zaragoza venido a más, después de tres victoria seguidas, aparece como una roca en medio del camino por donde transita el Barcelona en su lucha incansable por restar diferencias con el líder, con una Liga que entra ya en sus últimas actuaciones.

El equipo catalán se medirá en La Romareda a un rival crecido, que hace un mes estaba en desahucio, pero que tres victorias seguidas le han reanimado hasta el punto de quedar a expensas de un par más de golpes de suerte para abandonar la zona de descenso.

Así pues, el Zaragoza y el Barcelona tienen prohibido fallar. Deben sumar los tres puntos para seguir sin renunciar a poder alcanzar al final de la temporada sus respectivos objetivos, el título liguero para los catalanes y la permanencia para los aragoneses.

La Romareda ha sido un escenario muy propicio en las tres últimas visitas para los barcelonistas, con victoria, aunque ninguna de ellas resultó un objetivo fácil, como tampoco acontecerá mañana, a pesar de las bajas del equipo zaragocista.

El equipo aragonés sabe la hercúlea tarea a la que se enfrenta ante los azulgranas para lo que precisa estar a un buen nivel y que el Barcelona "no tenga su día".

"Inconsciente"

Manolo Jiménez ya anticipó que sería un "inconsciente" si tratase de plantear un partido de tú a tú con los azulgranas, pero también está convencido de que sus hombres tendrán que dar todo lo que tienen para tener alguna opción de sorprender a un rival que suma ocho triunfos consecutivos.

El técnico de Arahal no podrá contar por sanción con tres jugadores habituales, el defensa David Mateos, el centrocampista Antonio Galdeano 'Apoño' y el delantero Luis García, lo que le va a obligar a realizar cambios en su once.

Lo que no parece estar dispuesto el sevillano es a utilizar algún otro tipo de artimaña como dejar el césped mucho más alto de lo habitual porque "perjudica muscularmente", pero al menos intentará dejarlo algo más seco de lo habitual para que el balón corra menos, aunque las lluvias pueden dar al traste con sus previsiones.

Persecución

El equipo catalán continuará su persecución silenciosa para atrapar a un Madrid que, igual que los barcelonistas, siguen con un pie firme en la Liga y en la Liga de Campeones, ésta última en la que esta semana ambos han alcanzado las semifinales.

Desde el tropiezo contra el Osasuna, el equipo azulgrana ha encadenado ocho triunfos consecutivos, algunos de mucha calidad, y siempre con el buen fútbol como acompañante, lo que ha propiciado que los barcelonistas estén en un momento álgido y así lo manifiesta su casillero de goles, ya que de marcar uno en la Romareda, el Barça habrá igualado con 158 goles el mejor registro de la época de Josep Guardiola, firmado en la temporada 2008-09.

Para el encuentro de mañana, el Barcelona podría realizar alguna pequeña rotación, especialmente en defensa, donde Piqué es baja por un problema muscular.