Archivo de Público
Viernes, 6 de Abril de 2012

Estudio contradice relación entre analgésicos y próstata agrandada

Reuters ·06/04/2012 - 17:34h

Por Amy Norton

A diferencia de resultados recientes, una nueva investigación no halló pruebas de que el uso de aspirina o ibuprofeno disminuya el riesgo de que la próstata se agrande.

Así, los resultados publicados en British Journal of Urology International contradicen los resultados de un estudio previo que había revelado que la hiperplasia prostática benigna (próstata agrandada) no era tan común en los hombres que tomaban antiinflamatorios no esteroides (AINE) con regularidad.

Los AINE incluyen a analgésicos como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno.

La causa de la hiperplasia prostática benigna (HPB) sería la inflamación. Eso hace presumir que los AINE podrían controlar el agrandamiento prostático, según explicó la autora principal del nuevo estudio, Siobhan Sutcliffe.

Los Institutos Nacionales de Salud estiman que en Estados Unidos se realizan unas 4,5 millones de consultas médicas anuales asociadas con los síntomas de la HPB.

En el 2006, un seguimiento a casi 2.500 hombres durante 12 años había demostrado que los usuarios de un AINE diario eran menos propensos que el resto a desarrollar HPB. Pero ese tipo de estudios sólo demuestran que existe una correlación entre el consumo de AINE y el riesgo de desarrollar HPB, pero no que los fármacos puedan prevenirla.

El equipo de Sutcliffe investigó entonces a 4.771 hombres, de entre 55 y 74 años, que estaban participando de un estudio sobre la pesquisa oncológica. Al inicio del estudio, se les preguntó si el año previo habían consumido aspirina e ibuprofeno.

En los últimos nueve años se le diagnosticó HPB al 31 por ciento. Pero no hubo evidencia de un descenso del riesgo en los usuarios regulares de AINE al inicio del estudio.

ETAPAS TEMPRANAS

"Esto recién está en las primeras etapas de investigación", dijo Sutcliffe, de la Facultad de Medicina de la Washington University, en St. Louis.

Sutcliffe señaló que una limitación del estudio fue abarcar sólo el uso de AINE durante el año previo al ingreso al ensayo. Es posible que un consumo prolongado tenga otros efectos. Además, no pudo explicar por qué los resultados fueron tan distintos a los del estudio del 2006.

Un motivo, opinó, podría ser que los participantes utilizaran los AINE por distintos problemas. Pero esa información no estuvo disponible.

Y si los próximos estudios comprueban que los AINE reducen el riesgo de desarrollar HPB, ¿qué sucedería?

Por un lado, respondió Sutcliffe, eso sugeriría que una baja dosis de aspirina, que muchos adultos mayores utilizan para proteger su salud cardíaca, tendría un beneficio agregado. También podría ser que los AINE sirvan para tratar los síntomas de la HPB.

FUENTE: BJU International, online 19 de marzo del 2012