Archivo de Público
Viernes, 6 de Abril de 2012

Stent coronarios brindan resultados sólidos a adultos jóvenes

Reuters ·06/04/2012 - 16:01h

Por Scott Baltic

Los adultos jóvenes a los que se les coloca un stent en las arterias coronarias antes de los 40 años obtienen resultados excelentes tanto a corto como a largo plazo, y los expertos italianos que publicaron el hallazgo creen que esos dispositivos deberían ser el tratamiento de elección en ese grupo etario.

"La colocación de stent en pacientes de 40 años o menos es muy poco común, apenas el 2 al 3 por ciento de todos los procedimientos realizados en nuestra área", dijo a Reuters Health el doctor Emanuele Meliga, del Hospital Mauriziano en Turín.

Las personas jóvenes con enfermedad arterial coronaria (EAC) que requieren intervención suelen tener factores de riesgo cardiovascular múltiples, como hipertensión, dislipidemia, diabetes, antecedentes familiares de EAC y, sobre todo, tabaquismo, dijo el experto.

En un informe publicado en American Journal of Cardiology, el doctor Meliga y sus colegas notaron que la EAC en los pacientes más jóvenes con gran frecuencia no se trata porque no se reconoce.

Cerca del 60 por ciento de los pacientes de este estudio, por ejemplo, tenía hipertensión y/o hipercolesterolemia, pero al momento de ingresar al hospital para el procedimiento de colocación de stent, menos del 5 por ciento estaba recibiendo agentes reductores de lípidos o antihipertensivos.

Los resultados se obtuvieron tras analizar registros de 214 pacientes consecutivos (un 88 por ciento hombres) que se sometieron a angiografía coronaria con implantación de stent en uno de cinco centros de atención terciaria entre el 2005 y el 2010.

La edad promedio era 36 años, un 77 por ciento eran fumadores activos y la presentación clínica más común era el infarto de miocardio con elevación del segmento ST (un 57 por ciento).

A lo largo de la cohorte, los pacientes recibieron un total de 272 stent: 154 metálicos simples y 118 emisores de medicación.

La tasa de episodios cardíacos y cerebrovasculares importantes durante la estadía en el hospital fue del 2,3 por ciento. No hubo muertes en el hospital.

Con un seguimiento medio de 757 días, la tasa de mortalidad general fue del 0,9 por ciento y la incidencia de infarto de miocardio fue del 3,7 por ciento, mientras que un 12,6 por ciento de los pacientes requirieron un nuevo procedimiento de revascularización.

En contraste con la marcada falta de tratamiento en los pacientes que participaron del estudio antes de la hospitalización, el tratamiento médico posterior jugó "un papel significativo en los excelentes resultados clínicos informados en el presente estudio", escribieron los autores.

Al momento del alta, los pacientes recibieron aspirina y clopidogrel, a un 90 por ciento se le recetaron estatinas y un 70 por ciento recibió prescripción de betabloqueantes e inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina.

A todos los pacientes se les recetó al menos un fármaco antihipertensivo.

FUENTE: American Journal of Cardiology, online 22 de marzo del 2012