Archivo de Público
Viernes, 6 de Abril de 2012

La Macarena abre una "Madrugá" amenazada por la lluvia

EFE ·06/04/2012 - 03:55h

EFE - La hermandad de la Macarena inicia esta noche su estación de penitencia en la "Madrugá" de la Semana Santa sevillana, recibida con aplausos por los varios miles de personas que esperaban concentradas desde primera hora de la noche frente al arco de su basílica.

La hermandad de la Macarena ha iniciado a las 00.15 horas de hoy su estación de penitencia en la "Madrugá" de la Semana Santa sevillana y las que deben seguirla, el Gran Poder y El Silencio, se preparan para hacerlo pese al riesgo de lluvia del 20 por ciento.

La salida de la Macarena fue recibida con aplausos por los varios miles de personas que esperaban concentradas desde primera hora de la noche frente al arco de su basílica.

En el balcón de la casa de hermandad presenciaron la salida de la Macarena la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), y el presidente del PP andaluz, Javier Arenas.

Tras la Macarena, tienen previsto salir El Silencio y el Gran Poder a la 1, la Esperanza de Triana a las 2.10 horas, Los Gitanos a las 2.30 y El Calvario a las 3.50 horas.

La Agencia Estatal de Meteorología, en su previsión emitida a las 22 horas, preveía un 50 por ciento de riesgo de lluvia entre las 00 y 01 horas, pero un "aviso especial" divulgado a las 23:50 horas anunciaba una "mejoría inmediata" con "probabilidad del 20 por ciento de lluvias aisladas" en ese tramo horario.

El riesgo de precipitaciones, sin embargo, volverá a subir al 40 por ciento entre 10 y 12 horas del mediodía de mañana, cuando deben recogerse la Esperanza de Triana, la Macarena y Los Gitanos.

Esta "Madrugá" se presenta muy fría, con 9 grados, y después de una Semana Santa en la que, hasta el Jueves Santo, solo han salido 28 de las 42 hermandades que deberían haberlo hecho.

El Martes y Jueves Santo no salieron ninguna de las ocho y siete cofradías, respectivamente, previstas para esos días, mientras que el Miércoles Santo fue el único en el que la lluvia dio una tregua y sus nueve hermandades completaron su recorrido.

Pese a la lluvia fuerte a partir de las 19 horas, el Jueves Santo se desarrolló soleado y permitió cumplir el rito de las visitas a las iglesias con las mujeres ataviadas de mantilla y luto riguroso.