Archivo de Público
Jueves, 5 de Abril de 2012

Estudio asocia uso de antibióticos comunes con emergencia ocular

Reuters ·05/04/2012 - 18:02h

Por Genevra Pittman

Un equipo de Canadá observó que una clase común de antibióticos estuvo asociada con un aumento del riesgo de padecer desprendimiento de la retina, que es cuando el tejido ocular sensible a la luz se separa del gel del globo ocular.

Los pacientes tratados por esta causa de emergencia fueron cinco veces más propensos a estar tomando fluoroquinolonas, como la ciprofloxacina (Zoxan, Proquin y Cipro) y la levofloxacina (Levaquin, Cravit), que pacientes sin desprendimiento de retina.

"Sabemos que esos fármacos son tóxicos para el tejido conectivo y los cartílagos", dijo Mahyar Etminan, autor principal del estudio.

"Queríamos saber si también lo son para el ojo, donde hay una gran cantidad de tejido conectivo", agregó Etminan, del Instituto de Investigación del Niño y la Familia de Columbia Británica, en Vancouver.

El desprendimiento de la retina, cuyos primeros síntomas son la aparición de líneas, puntos o cuerpos flotantes en el ojo, puede causar ceguera si no se opera en pocos días.

El equipo de Etminan utilizó las historias clínicas personales de oftalmólogos que habían tratado a los residentes de Columbia Británica que habían consultado entre el 2000 y el 2007: casi 1 millón de pacientes, incluidos 4.400 con desprendimiento de retina diagnosticado a los 61 años en promedio.

Los registros revelaron que uno de cada 30 pacientes con desprendimiento de la retina estaba tomado fluoroquinolona en ese momento, principalmente ciprofloxacina. La mayoría de los que utilizaban antibióticos lo hacían para tratar infecciones respiratorias o urinarias.

En un grupo similar de pacientes que consultaron a un oftalmólogo, pero que no tenían desprendimiento de la retina, apenas uno de cada 167 estaba tomando un antibiótico.

Para los autores, la explicación más probable sería que esos fármacos dañan las fibras y el tejido conectivo que une la retina con el gel vítreo del ojo.

Siempre existió preocupación por los posibles efectos de las fluoroquinolonas en el ojo, según indicó el doctor Terrence O'Brien, del Instituto de Oftalmología Bascom Palmer de la Facultad de Medicina de la University of Miami, quien no participó del estudio.

O'Brien consideró que el estudio sugiere que existiría una relación entre el uso de las fluoroquinolonas y el desprendimiento de la retina, aunque no prueba que así sea en todos los usuarios.

El equipo estimó que 2.500 personas deberían tomar fluoroquinolonas para que una sufra un desprendimiento de retina.

En Journal of the American Medical Association, los autores precisan que no hallaron esta relación con otra clase de antibióticos que contienen penicilina.

El desprendimiento de la retina no es común, "pero dado que es bastante grave, informar a la población no hará daño (...) si una persona ve destellos o cuerpos flotantes debería consultar al oftalmólogo", recomendó Etminan.

Y O'Brien coincidió: "El estudio debería alertar a los pacientes y a los médicos sobre el riesgo del desprendimiento de la retina. Los pacientes con los síntomas o los signos de esa complicación que estén tomando fluoroquinolona deberían consultar con urgencia".

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 3 de abril del 2012