Archivo de Público
Miércoles, 4 de Abril de 2012

Rusia pide a la ONU el envío urgente de observadores a Siria

Al Asad se comprometió con el plan de paz de la ONU, pero AI denuncia que el régimen sigue con la campaña represiva a los opositores

AGENCIAS ·04/04/2012 - 17:16h

Rusia ha pedido a la ONU que apruebe el envío  "cuanto antes" de una misión de observadores a Siria que supervise el cumplimiento del plan de paz presentado a Damasco por el mediador internacional, Kofi Annan. En declaraciones a la agencia Interfax, el viceministro de Exteriores ruso, Guennadi Gatílov, destacó la urgencia de que observadores internacionales supervisen, "en particular, el alto el fuego y el repliegue del armamento pesado de las ciudades" del país árabe.

Por otra parte, criticó los intentos de acelerar artificialmente los plazos de cumplimiento del plan de seis puntos de Annan, que incluyen también el acceso de la ayuda humanitaria y la liberación de los presos políticos. "No aceptamos ningún ultimátum. Esperamos que las autoridades sirias se atengan al plazo del 10 de abril" de cumplimiento del plan de Annan, dijo.

Al respecto, el embajador sirio en Moscú, Riad Haddad, ha confirmado que Damasco ya ha empezado a aplicar el plan de Annan, al tiempo que instó a la oposición y a sus grupos armados a dar "pasos recíprocos". Sin embargo, EEUU indicó que no tiene constancia de que Asad haya comenzado a retirar las "unidades mecanizadas" del Ejército de las ciudades.

Los rebeldes denunciaron 50 muertes por los bombardeos del régimen

Precisamente hoy, Amnistía Internacional ha denunciado que el régimen sirio ha seguido su campaña represiva contra las movilizaciones antigubernamentales a pesar de que se ha comprometido a aprobar el plan de Annan. Unas denuncias que se unen a las del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS),  que aseguró que las fuerzas de Bachar al Asad todavía no han comenzado a retirarse y continuaron hoy sus bombardeos contra las ciudades, que han causado cerca de 50 muertos.

El propio Annan trasladó ayer al Consejo de Seguridad de la ONU la aceptación del plan por parte del régimen sirio, lo que implica que el 10 de abril el Ejército debería haberse retirado de las ciudades sirias. El portavoz de Annan, Ahmad Fawzi, confirmó que Damasco ya ha informado de que va a aplicar el plan.

AI afirma que sigue la campaña represiva contra las movilizaciones opositoras

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Ghalioun, ha criticado el compromiso de al Assad de retirar sus fuerzas de las localidades sirias el 10 de abril y ha dicho que el Ejército debería detener sus operaciones inmediatamente. "Si fuera sincero, habría puesto fin a la violencia inmediatamente. ¿Por qué esperar una semana? ¿Por qué matar a 700 u 800 sirios más?", se ha preguntado. El también miembro del CNS Anas Ayrout ha apuntado que, una vez que termine la violencia, los opositores mantendrán sus protestas pacíficas y ha dicho que éstas "llegarán al palacio presidencial". "Bashar sabe que el plan de Annan significa su fin e intentará que fracase", ha subrayado.

Rusia, por el contrario, parece convencida de que la oposición no logrará derrotar al régimen de al Asad. Su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, afirmó durantes una visita a Azerbaiyán que "está más claro que la luz del día que incluso si la oposición es armada hasta los dientes, no derrotará al Ejército sirio".

"Bashar sabe que el plan de Annan significa su fin", dice el CNS

Estados Unidos y Francia han entregado este martes un borrador de "declaración presidencial" a los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que impulsaría el plan de paz de Annan. Rusia ha apoyado el plan de Annan para Siria, aunque junto a China, ya ha vetado dos resoluciones que condenan al régimen de Damasco. Además, Moscú se han negado a imponer cualquier sanción contra el régimen del presidente Bashar al Assad, por lo que no está claro si apoyará este nuevo documento.

Según la ONU, desde el inicio de las protestas en el país árabe hace poco más de un año, unas 9.000 personas han perdido la vida, más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en países vecinos, especialmente en la vecina Turquía.