Archivo de Público
Martes, 3 de Abril de 2012

Malestar entre la comunidad escolar por la reducción presupuestaria de 2012

EFE ·03/04/2012 - 12:56h

EFE - Estudiantes en un examen. EFE/Archivo

Sindicatos, padres y centros educativos han coincidido hoy, en general, en que "no es una buena noticia" la reducción conjunta del 21,2 por ciento de las partidas de educación en el proyecto de Presupuestos del Estado de 2012, con una disminución de 531 millones de euros en transferencias educativas.

El secretario general de FETE-UGT, Carlos López Cortiñas, ha declarado a Efe que se trata de una "ataque a la educación" y, en concreto, a la igualdad de oportunidades por la bajada del 11,6 por ciento en becas y ayudas al estudio en comparación con 2011.

En relación con la formación permanente del profesorado, que cae de 52,33 a 4,2 millones de euros, ha ironizado:

"O nos consideran muy preparados y ya no hace falta que nos formemos, o la exigencia de formarnos para una sociedad del siglo XXI, donde los idiomas y las nuevas tecnologías tienen que ser las herramientas básicas para trabajar, van a estar mermadas".

No obstante, ha considerado positivo el aumento de la dotación de la educación compensatoria hasta 169,79 millones, que se multiplica por 1,4.

El presidente del sindicato de profesorado ANPE, Nicolás Fernández Guisado, se ha mostrado consciente de a gravedad del momento económico, pero la educación debe ser una de las "grandes prioridades" y estar preservada en la crisis para prevenir perjuicios en la calidad.

Ha asegurado que hay "mucho donde recortar en mucho gasto superfluo" antes que en educación, por lo que ha defendido que se adelgace la estructura de la administración.

Ha dudado de que la reducción presupuestaria pueda ser compatible con las reformas educativas anunciadas por el Gobierno y con el objetivo de reducir el abandono escolar prematuro.

En una nota, FECCOO muestra "enorme preocupación" por lo que conoce de los presupuesto y advierte de que no descarta seguir con las movilizaciones si las previsiones de las cuentas del Estado no cambian.

"La calidad y equidad de nuestro sistema educativo se va a resentir negativamente, ya que, por falta de dinero, no se van a poder poner en marcha muchos programas", lo que implicaría la pérdida de puestos de trajo, según su secretario general, José Campos.

Entre las asociaciones de padres, el presidente de CONCAPA, Luis Carbonel, ha asegurado que los recortes en educación tienen "un límite que no puede traspasarse": la merma en la calidad de la enseñanza y en las libertades y derechos educativos, que contará, en tal caso, con la "oposición firme" de esta organización.

CONCAPA, mayoritaria en la escuela concertada, defenderá la igualdad de oportunidades para que ningún estudiante que rinda adecuadamente en sus estudios quede excluido de la posibilidad de poder continuar su formación supliendo la insuficiencia de los recursos económicos familiares.

En declaraciones a Efe, Carbonel comprende la grave situación económica del país, que obliga a importantes recortes, pero exige máxima transparencia de todos los centros para que rinda cuentas de la gestión pedagógica y económica, puesto que la inversión educativa se costea con impuestos.

Es el momento, ha añadido, de "revisar" la gratuidad prácticamente total de la universidad pública.

En CEAPA, su presidente, Jesús Sánchez, ha defendido que se deberían haber mantenido, como mínimo, los presupuestos de 2011, ya que la reducción, unida a la que puedan aplicar las comunidades, incidirá "negativamente" en toda la educación.

CEAPA, mayoritaria en la escuela pública, considera que en estas circunstancias, sin embargo, no puede pedirse que la inversión educativa alcance las cotas del PIB de otros países.

El portavoz de Escuelas Católicas (centros religiosos concertados), Luis Centeno, ha reiterado que la mejor inversión sigue siendo la educación, por lo que la caída presupuestaria "no es una buena noticia".

Sobre la congelación de los módulos económicos de sostenimiento de la enseñanza concertada, ha indicado que es un "mal menor", pero ha reiterado el déficit que arrastra la partida de los gastos de funcionamiento.