Archivo de Público
Lunes, 2 de Abril de 2012

Obama, Calderón y Harper reafirman su compromiso con la seguridad

EFE ·02/04/2012 - 21:24h

EFE - El presidente estadounidense, Barack Obama (c), su homólogo mexicano, Felipe Calderón (i), y el primer ministro canadiense, Stephen Harper (d), se disponen a comparecer en una rueda de prensa conjunta en la Rosaleda de la Casa Blanca en Washington, EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, su homólogo mexicano, Felipe Calderón, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, concluyeron hoy una cumbre con pocas novedades pero que dejó en claro su compromiso con una mayor cooperación regional para la seguridad y avance económico de América del Norte.

La Cumbre de Líderes de América del Norte, postergada en noviembre de 2011, se llevó a cabo en la Casa Blanca a lo largo de poco más de tres horas y estuvo centrada en asuntos como el combate contra el crimen organizado, el fomento de empleos y la competitividad de la región.

Durante una rueda de prensa, los tres líderes norteamericanos reafirmaron su compromiso con la seguridad y el avance de la economía en una región que es hogar para cerca de 500 millones de personas y que en 2011 generó un intercambio comercial superior al billón de dólares.

"Acordamos seguir trabajando para que nuestras fronteras sean más eficientes y más seguras, para que los viajes y el comercio sean más rápidos y más baratos", señaló Obama, flanqueado por Calderón y Harper en la Rosaleda de la Casa Blanca.

Calderón recibió el espaldarazo de Estados Unidos y Canadá a su lucha antinarcóticos, que desde diciembre de 2006 ha dejado unos 50.000 muertos, en momentos en que la inseguridad ciudadana ha contribuido a que, de cara a los comicios presidenciales del próximo 1 de julio, los votantes mexicanos busquen un cambio de Gobierno, según observadores.

El presidente mexicano advirtió que "si no se frena el tráfico" ilegal de armas procedentes de Estados Unidos y no se prohíbe la venta de armas de asalto como ocurrió en la década de 1990, será "imposible" frenar la violencia en su país.

"No sólo sería imposible que la violencia termine en México sino incluso puede amenazar en el futuro a la propia sociedad americana", afirmó Calderón.

Al reconocer la magnitud del problema, Obama dijo que México "ha tenido que pagar un precio muy alto", e insistió en que es una "tarea muy difícil pero que tomamos muy en serio".

Las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), también dominaron la rueda de prensa conjunta.

Harper no dio muestras de ceder en su política respecto a las subvenciones de ciertos sectores de la economía, lo que podría suponer trabas para participar en el TPP.

Las negociaciones para el TPP incluirían a países como Estados Unidos, Canadá, México, Nueva Zelanda, Australia, Perú, Singapur y Malasia, pero Ottawa tendría que ceder en su política proteccionista de algunos sectores, según observadores.

Para Robert Pastor, especialista en asuntos de Norteamérica de American University en Washington, la cumbre es señal del compromiso de Washington con la integración comercial de América del Norte.

"Mientras muchos se enfocan en el surgimiento de China y el declive de Europa, pocos parecen darse cuenta de que nuestro primer y segundo mercados más grandes del mundo y las fuentes más grandes de importaciones energéticas son Canadá y México", dijo Pastor.

Los tres países miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) deben dar pasos concretos hacia una mayor competitividad, la reducción de impedimentos en sus fronteras, el fomento de las oportunidades educativas y una visión común que fortalezca la cooperación tripartita, agregó.

Pero el encuentro arrojó pocas novedades más allá de ventilar las posturas conocidas y destacar, en una declaración conjunta, que la "principal prioridad" de los tres países son "el crecimiento económico, amplio y sustentable, y la creación de empleos".

El cónclave en Washington se produjo como antesala a la VI Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Cartagena (Colombia), entre el 14 y 15 de abril próximos, y reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno de los 34 países del continente.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos, México y Canadá se reunieron en Ottawa la semana pasada para ahondar en la cooperación trilateral en materia de seguridad, la gestión de riesgos y el combate al narcotráfico.

Los Gobiernos de Washington, Ottawa y Los Pinos prevén analizar un informe que recibirán de los ministros para posteriormente presentar sus respectivas posturas en la cumbre de Colombia.

María Peña