Archivo de Público
Lunes, 2 de Abril de 2012

PSOE e IU se acercan a un pacto de legislatura en Andalucía

Las dos formaciones confirman que sólo barajan ya las opciones de una alianza estable o la coalición de Gobierno. Acuerdan en su primera toma de contacto que las políticas sociales quedarán fuera de los recortes

JUANMA ROMERO / IÑIGO ADURIZ ·02/04/2012 - 21:30h

EFE - Reunión de las delegaciones de PSOE e IU de esta tarde, en Sevilla.

PSOE e Izquierda Unida han empezado esta tarde a asfaltar el camino hacia el acuerdo en Andalucía. Y lo han hecho con buen pie. Por lo pronto, ya sólo quedan dos opciones que estudiar: o "pacto de legislatura o pacto de Gobierno". Descartada está la vía de los acuerdos puntuales entre las dos fuerzas, alternativa que conferiría menos estabilidad al futuro Ejecutivo. O la del apoyo sólo a la investidura de José Antonio Griñán. Y enterrada está, por supuesto, la posibilidad de dejar paso al PP de Javier Arenas, la fuerza ganadora de las elecciones autonómicas del 25 de marzo, por aquello de no mezclar jamás "agua y aceite".

"Sólo nos fijamos en esos dos posibles escenarios, y el pacto final estará en función del grado de acuerdo que alcancemos", aseguró rotundo a este diario Willy Meyer, dirigente federal y andaluz de IU y uno de los hombres fuertes de la negociación. Extremo que también fue confirmado a Público.es por la cúpula regional socialista. 

Cualquiera de las dos fórmulas que están sobre la mesa indica, por lo pronto, el aumento del compromiso de IU y, también, la esperanza de que las conversaciones entre ambas fuerzas prosperen. Porque lo cierto es que la negociación se sitúa ahora mismo en su punto inicial, tras la reunión hoy de las dos delegaciones en el hotel Abba Triana de Sevilla. Por parte del PSOE, acudieron al encuentro los consejeros de Presidencia y de Economía, Mar Moreno y Antonio Ávila, la secretaria de Organización y mano derecha de Griñán, Susana Díaz, y el portavoz parlamentario saliente, Mario Jiménez. Todos ellos interlocutores muy próximos al presidente de la Junta, no rubalcabistas. La comitiva de IU la integraron Willy Meyer, José Luis Centella –primer portavoz adjunto de Izquierda Plural en el Congreso–, José Luis Pérez Tapia (secretario andaluz de Organización), y los parlamentarios electos Rosalía Martín (Almería) y José Antonio Castro (Málaga).

Las dos delegaciones mantendrán estos días un diálogo "permanente" 

La primera toma de contacto sirvió para discutir sobre las políticas prioritarias del futuro Ejecutivo: la lucha contra el empleo, el mantenimiento de los servicios públicos y el compromiso por la regeneración democrática y la transparencia en Andalucía. Según este primer patrón, quedarían a salvo de los recortes el gasto en sanidad, educación y dependencia, pilares intocables para IU y segura materia arrojadiza frente al Gobierno de Mariano Rajoy. 

Las dos delegaciones se intercambiaron los programas con los que concurrieron a los comicios del 25-M para "explorar el grado de consenso" en políticas nucleares. Y acordaron igualmente la carta de navegación: desde mañana mismo mantendrán "reuniones permanentes" para ir avanzando en el acuerdo. La fecha límite es el 19 de abril, cuando se constituye el Parlamento andaluz. El diálogo continuado recaerá en las dos delegaciones. Sólo cuando la convergencia se halle en un punto más maduro intervendrán Griñán y Diego Valderas, líder autonómico de IU. 

Satisfacción de los negociadores

PSOE e IU mostraron su satisfacción tras el encuentro, de dos horas. "Reunión cordial, fluida, positiva", describió Susana Díaz a este diario. "Una declaración de intenciones. –señaló Meyer–. Pero tenemos una responsabilidad, porque se nos ha marcado un mensaje muy claro: no permitir que gobierne el PP, un cambio sustancial hacia la regeneración democrática y un cambio de modelo económico. Ellos y nosotros hemos estado receptivos".

Los socialistas quieren que la Junta sea "la vanguardia de la izquierda en España y Europa"

El objetivo, para los socialistas, es armar un Gobierno progresista, el de la próxima Junta, que sea "la vanguardia de la izquierda, no sólo en España, sino también en Europa". Un Ejecutivo "estable, que cree empleo y que defienda a los trabajadores". Díaz considera que se debe abrir "un nuevo tiempo" en Andalucía, sobre todo en cuanto a la relación entre gobernantes y gobernados. "Queremos aumentar el diálogo, la cercanía y la transparencia. Acercar las instituciones a los ciudadanos", apuntó la secretaria de Organización. El PSOE quiere que esta nueva legislatura sea la de la "generación de empleo" y la del crecimiento, garantizando en todo caso la "protección de lo público". La eventual comisión de investigación parlamentaria sobre el escándalo de los ERE no ha sido objeto de discusión, puntualizaron fuentes de IU, puesto que entienden que tal órgano se constituirá "sí o sí". Los socialistas ya mostraron la semana pasada su predisposición. 

La Semana Santa será, por tanto, intensa en los contactos. Que de ellos sean protagonistas, por el lado de IU, tanto Meyer como Centella, dos dirigentes de la máxima confianza de Cayo Lara, prueba la implicación total de la dirección federal y la demostración de que las cosas se quieren hacer de forma muy distinta a como se hicieron en Extremadura. Ya lo advirtió Valderas una semana atrás: IU Andalucía cree y sostiene un proyecto federal, por lo que la interlocución con Madrid será constante.  

ACERCAMIENTO TAMBIÉN EN ASTURIAS

En Asturias, el panorama reviste una complejidad mayor. PSOE e IU no dependen de sí mismos, como tampoco se bastan PP y Foro. Ambos bloques, izquierda y derecha, están empatados a 22 escaños. UPyD tiene la llave y aún no ha desvelado a quién apoyará. 

A la espera de la decisión que tome el partido de Rosa Díez, socialistas e IU han acercado hoy posiciones. En una reunión entre los dos líderes regionales, Javier Fernández y Jesús Iglesias, ambas fuerzas han acordado intercambiarse documentos y allanar el camino de cara a un acuerdo de investidura. Como en Andalucía, la prioridad se sitúa en torno a la concertación social, a la preservación de las políticas de empleo, sanidad, servicios públicos, transparencia y pluralidad en los órganos de gobierno de las instituciones. 

Para determinar si es posible una alianza más estable o incluso entrar en el Gobierno, las dos formaciones se comprometieron hoy a examinar documentos y desbrozar "qué márgenes de negociación" caben. Es decir, PSOE e IU sondearán la situación contable de las distintas consejerías para ver qué presupuesto hay para impulsar políticas de izquierdas. El Gobierno del Principado lo ocupa todavía Foro Asturias, el partido de Francisco Álvarez-Cascos, pero tanto PSOE como IU, por su larga y reciente presencia en el Ejecutivo, pueden surtirse de la información procedente de los segundos y terceros escalones de la Administración. "No tenemos preferencias por ahora, si es mejor estar o no en el Gobierno. Queremos saber primero dónde nos metemos. Y el PSOE también", apuntó Iglesias a este diario. 

De momento, la opción de una alianza PSOE-IU es más cercana, dado que Fernández ganó las elecciones (17 escaños) y limar asperezas con IU se presenta como un reto más sencillo que reconciliar a Foro y PP. En cualquier caso, UPyD decidirá.