Archivo de Público
Lunes, 2 de Abril de 2012

Las FARC ponen en libertad a los 10 militares y policías secuestrados

Se trata de rehenes que llevan cautivos entre trece y catorce años en manos de la guerrilla colombiana

AGENCIAS ·02/04/2012 - 17:55h

Los diez uniformados secuestrados por las FARC han sido liberados, según ha informado el delegado en Colombia del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Jordi Raich.

El responsable de este organismo humanitario, que coordina la misión que ha viajado al algún lugar de la selva del sureste de Colombia, confirmó que los liberados llegarán al aeropuerto de Villavicencio en el helicóptero prestado por el Gobierno de Brasil para esta misión para después ser recibidos por sus familiares en Bogotá.

Ante estos hechos, el presidente colombiano Juan Manuel Santos ha comparecido públicamente para aclara que "esta liberación, sobre todo el compromiso de las FARC de no volver a secuestrar, es un gesto que valoramos, lo valoramos en toda su dimensión, sin duda es un paso en la dirección correcta, un paso muy importante, pero no es suficiente".

De esta forma, Santos exige que las FARC suspendan sus ataques y den demostraciones de que quieren abandonar la lucha armada, entregar las armas y desmovilizarse, condiciones que los rebeldes han rechazado por considerarlas una rendición. 

Por su parte, Piedad Córdoba confía en contribuir a establecer puentes entre el Gobierno y las FARC para iniciar un diálogo de paz que permita poner fin a un conflicto de casi cinco décadas que ha cobrado miles de vidas. 

Los liberados son los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza, y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina. Todos ellos fueron secuestrados entre 1998 y 1999 en distintos ataques guerrilleros a puestos policiales y bases militares y suponen los cautivos más antiguos de las FARC-

Los rehenes fueron entregados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "en una zona rural entre los límites de los departamentos del Meta y Guaviare", anunció poco después la portavoz del CICR, María Cristina Rivera.

"Manifestamos nuestra gran alegría por el éxito de esta operación que permitió en un solo día la reunión de 10 familias que estuvieron esperando por tantos años", indicó Raich, en un comunicado que leyó Rivera ante los medios de comunicación en Villavicencio.

El helicóptero brasileño que recogió a los secuestrados salió del aeropuerto de Villavicencio sobre las 10:30 hora local, con algo de retraso debido al mal tiempo.

Los liberados habían sido secuestardos entre 1998 y 1999

Según el plan inicial, los diez secuestrados iban a ser liberados en dos fases, una primera hoy y la siguiente el miércoles, según anunciaron días atrás tanto Colombianos y Colombianas como el CICR, pero poco después la misión anunció que era muy probable que los 10 pudieran ser liberados hoy de golpe, tal y como ha ocurrido. Los rehenes que las FARC van a liberar son cuatro militares y seis policías que llevan entre trece y catorce años cautivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que se comprometieron a no utilizar más los secuestros como método de negociación .

La operación es coordinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y cuenta con el apoyo logístico del Gobierno de Brasil, con dos helicópteros y sus tripulantes.

El drama de los rehenes

Desde el 2008, el mayor grupo guerrillero colombiano liberó progresivamente a varios rehenes, incluidos dirigentes políticos, en lo que algunos analistas consideran como una estrategia para ganar protagonismo y limpiar su imagen de violencia y crimen ante la comunidad internacional.

La entrega se produjo a pesar de que en el 2010 la guerrilla advirtió que no haría más gestos unilaterales y que los prisioneros en su poder sólo recuperarían la libertad con un acuerdo humanitario que incluyera la excarcelación de cientos de rebeldes presos.

Las FARC, que dicen luchar por imponer un sistema socialista en el país con marcadas diferencias sociales, llegaron a tener en su poder a más de 60 rehenes por motivos políticos.

Pese a las liberaciones de los últimos años, el Gobierno y organizaciones privadas acusan a las FARC de mantener secuestrados a cientos de civiles para cobrar millonarios rescates.

Aunque la guerrilla negó tener en su poder a civiles y a finales de febrero anunció la suspensión de los secuestros económicos, el Gobierno y los grupos que luchan por la libertad de rehenes estiman que entre 400 y 700 personas continúan privadas de la libertad por los rebeldes.

Aunque han sido debilitadas por una ofensiva militar que comenzó en el 2002 con el apoyo de Estados Unidos y en la que han muerto importantes comandantes y miles de combatientes han desertado, el grupo rebelde mantiene la capacidad de realizar ataques de gran impacto, inclusive en las grandes ciudades y el sector petrolero, el principal motor de la economía del país.

En las últimas dos semanas murieron por lo menos 68 rebeldes y 11 militares en ataques y combates en diferentes regiones de Colombia.