Archivo de Público
Lunes, 2 de Abril de 2012

El papa busca reclutar en España a sus "misioneros"

Ana Botella dice que durante la JMJ, Madrid fue una ciudad "alegre" y sin problema alguno

PÚBLICO.ES / EFE ·02/04/2012 - 16:35h

El Cardenal Antonio María Rouco Varela besa la mano de Benedicto XVI en la Aula Paulo VI en el Vaticano. EFE

La Iglesia católica está preocupada por el continuado descenso de fieles a su institución y no desperdicia una oportunidad para el reclutamiento. Ahora, recién llegado de su gira latinoamericana, Benedicto XVI se ha reunido en el Vaticano con jóvenes católicos españoles a los que pidió ser "misioneros" de Cristo.

El papa aseguró a los cerca de 4.000 jóvenes, en su mayoría participantes en la última Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, que Cristo les necesita a su lado "para extender y edificar su Reino de caridad" y que ello será posible si lo tienen "como el mejor de los amigos" y lo confiesan "llevando una vida según el evangelio, con valentía y fidelidad". Así, Ratzinger manifestó que en la "aventura" de divulgar el Evangelio "nadie sobra" y les animó a dar lo máximo de cada uno.

"Queridos jóvenes, como aquellos apóstoles de la primera hora, sed también vosotros misioneros de Cristo entre vuestros familiares, amigos y conocidos, en vuestros ambientes de estudio o trabajo, entre los pobres y enfermos. Hablad de su amor y bondad con sencillez, sin complejos ni temores. El mismo Cristo os dará fortaleza para ello", dijo en español.

Nadie ha querido faltar a la cita. Además de los fieles, han asistido el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela (junto a sus dos obispor auxiliares, el obispo de Getafe y el de San Sebastián), la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y hasta la consejera de Educación de la Comunidad, Lucía Figar.

Madrid,"alegre" con la JMJ

El papa evocó los "espléndidos" días de la JMJ madrileña y volvió a pedir a sus fieles: "Cargar con vuestra cruz y la cruz del dolor de los pecados del mundo, para que entendáis mejor el amor de Cristo por la humanidad". En su discurso, Rouco Varela afirmó que conforme pasa el tiempo perciben "con más profundidad la gracia que ha supuesto para España y para Madrid" la visita de Benedicto XVI.

Un discurso que secundó la alcaldesa madrileña que, obviando las numerosas manifestaciones de protesta por el financiamiento público de al visita del papa a Madrid, destacó que durante la JMJ católica esta fue una ciudad " alegre", en la que no hubo problema alguno.

Tampoco escatimaron en regalos. Los organizadores de la JMJ católica de Madrid regalaron al papa un cuadro con su imagen, inspirado en el encuentro que mantuvo con los jóvenes en la base de Cuatro Vientos, obra de la artista española Irene Iribarren.