Archivo de Público
Lunes, 2 de Abril de 2012

El papa pide a los jóvenes de la JMJ católica de Madrid que sean misioneros

EFE ·02/04/2012 - 14:50h

EFE - Un grupo de jóvenes españoles que aistieron a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Madrid, asisten a un encuentro con el papa Benedicto XVI, hoy lunes 2 de abril de 2012 en Ciudad del Vaticano.

Benedicto XVI se reunió hoy en el Vaticano con unos cuatro mil españoles, en su inmensa mayoría jóvenes que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud católica que se celebró en Madrid en agosto de 2011, a los que exhortó a ser "misioneros" de Cristo.

"Aquel espléndido encuentro (la JMJ Madrid 2011) sólo puede entenderse a la luz de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia. Él no deja de infundir aliento en los corazones, y continuamente nos saca a la plaza pública de la historia, como en Pentecostés, para dar testimonio de las maravillas de Dios", afirmó el papa.

El Obispo de Roma aseguró a los jóvenes españoles que Cristo les necesita a su lado "para extender y edificar su Reino de caridad" y que ello será posible si lo tienen "como el mejor de los amigos" y lo confiesan "llevando una vida según el evangelio, con valentía y fidelidad".

El papa Ratzinger manifestó que en la "aventura" de divulgar el Evangelio "nadie sobra" y les animó a dar lo máximo de cada uno.

"Queridos jóvenes, como aquellos apóstoles de la primera hora, sed también vosotros misioneros de Cristo entre vuestros familiares, amigos y conocidos, en vuestros ambientes de estudio o trabajo, entre los pobres y enfermos. Hablad de su amor y bondad con sencillez, sin complejos ni temores. El mismo Cristo os dará fortaleza para ello", dijo en español.

El papa les exhortó a escuchar a Cristo, a tener un trato frecuente con él y a contarle sus anhelos, aspiraciones, penas, etc.

Evocó aquellos día de agosto, que el papa calificó de "espléndidos", invitó a los muchachos a "no ahorrar esfuerzo" para que los que les rodean "lo descubran personalmente y se encuentren con él, que está vivo, y con su Iglesia".

Benedicto XVI recordó que las Jornadas Mundiales de la Juventud católica las creó el papa Juan Pablo II, del que hoy se cumplen siete años de su fallecimiento, "su tránsito al cielo".

El pontífice se refirió asimismo a la próxima JMJ católica, que se celebrará en 2013 en Río de Janeiro (Brasil), de la que espera, dijo, "sea una nueva y gozosa experiencia de Cristo resucitado, que conduce a toda la humanidad hacia la claridad de la vida que procede de Dios".

Benedicto XVI señaló: "Estamos en Semana Santa" y recordó el Vía Crucis de la JMJ de Madrid por las calles de la capital española exhortó a los jóvenes: "Cargar con vuestra cruz y la cruz del dolor de los pecados del mundo, para que entendáis mejor el amor de Cristo por la humanidad".

A la audiencia asistió el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, los obispos auxiliares, Fidel Herráez, César Franco y José Antonio Martínez Camino y la alcaldesa de la capital, Ana Botella.

También asistió el obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar y el de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

Asimismo, estuvo presente, en nombre de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la consejera de Educación, Lucia Figar.

El cardenal Rouco dijo en su discurso de agradecimiento al papa que conforme pasa el tiempo perciben "con más profundidad la gracia que ha supuesto para España y para Madrid" la visita de Benedicto XVI.

La alcaldesa Ana Botella resaltó a Efe que no hay nadie como el papa "capaz de agrupar a tantas personas" y destacó que durante la JMJ católica Madrid fue una ciudad alegre, en la que no hubo problema alguno.

Durante la audiencia tocó la orquesta y coros de la JMJ católica de Madrid 2011, formada por 75 músicos y 128 voces. El himno de la JMJ católica de Madrid ("Firmes en la fe"), un avemaría en latín, una nana en alemán fueron tocados durante la ceremonia.

La orquesta cerró el encuentro con el papa con la jota de "El Sombrero de Tres Picos", de Manuel de Falla.

Los organizadores de la JMJ católica de Madrid regalaron al papa un cuadro con su imagen, inspirado en el encuentro que mantuvo con los jóvenes en la base de Cuatro Vientos, obra de la pintora española Irene Iribarren.

Por Juan Lara