Archivo de Público
Jueves, 1 de Marzo de 2012

25-M: El espejismo de un cambio de ciclo político

Expertos niegan que las elecciones en Andalucía y Asturias supongan el inicio de un nuevo rumbo del electorado hacia posturas progresistas

IÑIGO ADURIZ ·01/03/2012 - 09:45h

EFE - Colegio electoral de Córdoba, el pasado 25 de marzo.

Nada más conocer los resultados del 25-M . Nada más saber que su partido podría seguir gobernando en Andalucía otros cuatro años, y recuperarlo en Asturias tras un pequeño paréntesis de diez meses, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, consideraba que el mandato de las urnas en esas dos comunidades suponía "la primera manifestación" de un cambio de tendencia electoral.

Alfredo Pérez Rubalcaba, el líder de los socialistas, iba un poco más allá un día después. Afirmó que los resultados de las elecciones para su partido -47 escaños en Andalucía de un total de 109, y 17 de 45 en Asturias- certificaban la existencia de "un cambio de ciclo político" a favor de las posiciones progresistas.

El 25-M fue, en efecto, la primera cita electoral en diez meses en la que el PSOE no sufrió un fuerte batacazo. Pero, ¿puede considerarse  el comienzo de un nuevo rumbo electoral en España? ¿Estamos ante un nuevo ciclo político? Público.es ha querido dar respuesta a esas dos cuestiones con la ayuda de varios expertos.

Y todos coinciden: Si bien el resultado fue "inesperado", sobre todo en Andalucía -donde las encuestas daban por segura la mayoría absoluta del PP-, y supone un balón de oxígeno para el PSOE, la idea de una nueva tendencia electoral "no tiene fundamento científico".

Estamos en un ciclo de tendencia conservadora

"Los ciclos coinciden con las alternancias políticas en el Gobierno", asegura Lourdes López Nieto, profesora titular de Ciencia Política de la UNED. El único que ha dado comienzo recientemente es, a su juicio, "el que empezó en mayo de 2011" con la victoria del PP en las elecciones autonómicas y municipales. Es un ciclo de tendencia conservadora.

"El ciclo en el que estamos empezó en mayo", sostiene López Nieto 

Julián Santamaría, catedrático de la Universidad Complutense, reconoce que tanto en Andalucía como en Asturias "se ha observado una cierta tendencia del PSOE a crecer", demostrando que la de los socialistas es "una fuerza política que sigue viva y que hay que tener en cuenta". Pero incide en el hecho de que el resultado de las elecciones del pasado domingo no modifique "claramente" la situación. "No se ha producido un vuelco, aunque los resultados han puesto de manifiesto las dificultades a las que se va a enfrentar el Gobierno de Mariano Rajoy".

En opinión de Javier Lorenzo, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, "para que exista un cambio de ciclo tiene que haber una propuesta alternativa a la de la tendencia anterior. Y de momento no la hay por parte del PSOE". Pone como ejemplo la reforma laboral. "Los socialistas dicen que va a crear más paro, pero no proponen una alternativa". 

Santamaría: "no hay un vuelco, aunque el PP lo tendrá más difícil"

La fuerte abstención que se registró tanto en Andalucía como en Asturias constituye un "elemento esencial" para que no se pueda hablar de un nuevo ciclo político a juicio del catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona, Pere Vilanova. No se puede sostener un cambio de tendencia de la masa electoral, cuando la masa no se pronuncia.

Los "patrones electorales"

Los expertos hacen su propia interpretación de lo que ocurrió el pasado domingo y que, en el caso de Andalucía, no se correspondió a lo que vaticinaban las encuestas. Lorenzo advierte de que "los patrones" electorales en la comunidad andaluza son diferentes a los del resto del Estado. Allí el "dominante es el de la izquierda", y existe un "anclaje muy fuerte" hacia el Gobierno de la Junta, que "tiene redes clientelares muy potentes".

Lorenzo considera que el PSOE sigue sin presentar alternativas al PP

Para sostener ese argumento Lorenzo recuerda que si bien los socialistas perdieron "una sangría de votos", eso se tradujo en un mayor respaldo para IU, que dobló su representación en el Parlamento autonómico, y no para el PP. Según él también influyó que el candidato de este último partido fuera Javier Arenas, uno de los representantes del ala más conservadora de los conservadores. Lorenzo considera que "si hubiera habido un candidato más moderado, el PP habría ganado".

Tampoco cree que se pueda hablar de cambio de tendencia en Asturias. Porque allí se ha dado una "situación de bloqueo" del electorado, que ha visto cómo el Gobierno de Francisco Álvarez Cascos no ha podido conformar acuerdos en sus diez meses de mandato, pero que tampoco se ha encontrado nada nuevo en las urnas. La victoria del PSOE la atribuye a "un voto estratégico y no ideológico", consecuencia de que no ha presentado modelos alternativos a los que presentó en las elecciones de hace diez meses.

 La abstención resta importancia al resultado, según Vilanova

Santamaría sí observa un castigo al PP en los resultados electorales del 25-M. Cree que andaluces y asturianos han puesto "en duda la credibilidad" del Gobierno de Mariano Rajoy. "Han cambiado los parámetros", indica, porque los conservadores "no tienen la hegemonía total". Pero "habrá que ver si eso supone un cambio de ciclo de recuperación para el PSOE".

En el resultado final López Nieto cree que ha podido influir la abstención, aunque "está demostrado que en elecciones que se celebran aisladas hay menos participación". Sostiene que las "encuestas siempre mienten" y concluye que, sobre todo en Andalucía, "ha podido pesar el voto oculto".