Archivo de Público
Viernes, 30 de Marzo de 2012

Una nueva tragedia en una cárcel de Honduras deja 13 muertos

El país está en el punto de mira de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por su problema con los penitenciarios

EFE ·30/03/2012 - 06:34h

Al menos 13 reos han muerto en una riña en la cárcel de San Pedro Sula, en Honduras, en lo que supone la segunda tragedia penitenciaria en menos de dos meses en el país tras el incendio de Comayagua, que dejó 361 fallecidos.

El nuevo incidente se registró hacia las 11.30 hora local (17.30 GMT), cuando se inició un incendio dentro de la prisión.

El Gobierno, a través del secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, solo confirmó la cifra de 13 muertos, sin precisar si incluía a un reo que fue decapitado durante la riña, desatada por el control del penal, según las primeras versiones. Varias horas después, versiones extraoficiales indicaron que podría haber otros siete reos muertos en una celda donde comenzó el fuego, que fue controlado.

La restitución de la calma en el penal fue facilitada por el obispo auxiliar de San Pedro Sula, Rómulo Emiliani, quien medió con los reos a fin de acabar con el conflicto interno. Reveló que los presos le aseguraron que "no habrá más conflictos" y que también pidieron "que la Policía se apartara", lo que se cumplió.

Problema nacional

En una audiencia el martes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, el Estado hondureño admitió que en las 24 cárceles del país residen 12.246 presos, 4.000 más de lo que permite su capacidad, y que un 52,4 % de ellos no han sido sentenciados.

Además de Comayagua, otro incendio, en el penal de San Pedro Sula en mayo de 2004, dejó 107 muertos, un caso por el que Honduras fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, recordó este jueves el secretario Bonilla.

Honduras alberga en sus cárceles 4.000 presos más de lo que permite su capacidad

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, dijo en un comunicado que Bonilla fue instruido para atender "la emergencia del penal de San Pedro Sula, donde la prioridad es preservar las vidas de los privados de libertad".

El Comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, recordó que las cárceles carecen de medios de rehabilitación, que el Estado se ha desentendido de su responsabilidad con los privados de libertad, a la vez que se permite la introducción de armas, drogas y licores.

A eso se suma "el régimen disciplinario de las cárceles en manos de algunos internos, mientras que los centros penales no obedecen a una verdadera política criminal del Estado, sino que están en manos de una de las direcciones de la Policía que, hasta ahora, ha demostrado su incapacidad en el manejo", subrayó Custodio.

Entre otras cosas, según el Comisionado de Derechos Humanos, en Honduras hace falta una verdadera política de Estado para que los privados de libertad tengan un goce efectivo de cada uno de los derechos, consignado en la Ley de Rehabilitación del Delincuente.