Archivo de Público
Miércoles, 28 de Marzo de 2012

Corte Suprema EEUU decide el destino de reforma de salud Obama

Reuters ·28/03/2012 - 16:27h

Por James Vicini y Joan Biskupic

La Corte Suprema de Estados Unidos inició el último día de argumentos sobre la reforma de salud del presidente Barack Obama, y decidirá el miércoles si la ley podrá sobrevivir en caso de que el tribunal falle contra de la regla que obliga a la mayoría de la población a obtener cobertura de atención médica.

el emblema de política interna de Obama - puede quedar en pie si el tribunal decide que el Congreso abusó de su poder cuando exigió que la mayoría de los estadounidenses contraten una aseguradora de salud antes del 2014 o de lo contrario deban pagar una multa.

Los argumentos comenzaron después de que la Suprema Corte emitiera opiniones sobre otros casos no relacionados.

El martes, el Gobierno de Obama enfrentó el escepticismo de la mayoría conservadora de cinco miembros del tribunal acerca del requisito conocido como mandato individual. Pero aún no está claro si los jueces lo derogarán o lo ratificarán.

La decisión aparentemente recaerá en el presidente John Roberts y el juez Anthony Kennedy, dos conservadores que vapulearon al abogado del Gobierno con preguntas.

Si uno de los cinco jueces conservadores, nombrados por republicanos, se suma a los cuatro miembros liberales designados por demócratas, la ley quedará en pie. Pero si permanecen unidos, la ley caerá.

Los jueces tienen previsto reunirse en privado el viernes para discutir los temas tratados esta semana y realizarán una votación preliminar secreta acerca de cómo planean votar.

Luego comenzarán a escribir sus opiniones en la privacidad de sus cámaras, un proceso que seguramente conducirá al anuncio de los fallos a fines de junio, antes de que la corte inicie su tradicional receso de verano boreal.

En una sesión de una hora el miércoles, a partir de las 13 hora local (1700 GMT), los jueces revisarán si el Congreso violó la Constitución al forzar a los estados a expandir drásticamente el programa de salud para los más pobres, Medicaid, brindando cobertura a cerca de 17 millones de personas.

TODO EN JUEGO

Si la Corte Suprema deroga la ley, la decisión sería considerada como una enorme derrota política y legal para Obama antes de las elecciones del 6 de noviembre, en las que buscará un nuevo mandato de cuatro años.

Por el contrario, un fallo a favor sería una gran reivindicación para el mandatario, pero podría convertir a la reforma de salud en un tema aún más importante en las elecciones presidencial y legislativa.

Los aspirantes a la candidatura republicana se oponen a la ley y podrían seguir luchando para derogarla si la Corte ratifica el estatuto completo.

Tanto a nivel financiero, como legal y político, es mucho lo que está en juego.

La ley, que constituye la mayor reforma del sistema sanitario de Estados Unidos en casi 50 años, busca brindar cobertura de salud a más de 30 millones de estadounidenses que antes no estaban asegurados y detener el aumento de los costos médicos.

La legislación tiene amplias ramificaciones para los costos de las compañías y el sector de salud, afectando a aseguradoras, laboratorios, fabricantes de dispositivos médicos y hospitales.