Archivo de Público
Sábado, 24 de Marzo de 2012

La propaganda del PP destruye un mural contra la guerra

Lo dibujaron los chicos de un centro juvenil gaditano hace 9 años, con motivo de la invasión de Irak. Contenía un poema de Miguel Hernández y una pintura de Picasso

THAÏS MUÑOZ ·24/03/2012 - 13:58h

Imagen del antes y el después de la fachada del centro juvenil.

De mural pacifista contra la guerra, a fachada propagandística de los conservadores para las elecciones andaluzas del 25-M. El Colectivo de Educador@s en Barrio Arrabal de Jerez (Cádiz) ha visto cómo el muro del local en el que organizan actividades de tiempo libre para niños y jóvenes ha quedado sepultado por los carteles con los que el presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, pide el voto para hacerse con el último bastión socialista. 

Con ocasión del rechazo masivo a la invasión de Irak en 2003, los chicos del centro, que se define como "apolítico y aconfesional, sin ánimo de lucro y llevado por ciudadanos voluntarios y bien formados", realizaron un dibujo en el que escribieron el poema Tristes Guerras de Miguel Hernández y pintaron La Guerra de Corea, el cuadro de Picasso.

Ahora, denuncia el secretario de la asociación de educadores, Pablo Soto, no quedará nada de lo que se había convertido en la seña identificativa del local, situado en el humilde barrio jerezano. "Con el simple hecho de despegar los carteles se va a caer la pintura", lamenta el monitor que, como otros voluntarios, fue uno de los niños que hace nueve años coloreó el edificio.

Antiguos y actuales alumnos del colectivo denuncian el estropicio.

El centro, en el que por el momento dejarán el estropicio a la vista a modo de denuncia, pertenece al Ayuntamiento de Jerez que, gobernado ahora por el PP, les cedió el espacio hace 25 años. Por eso, si la asociación optara por tomar represalias, los conservadores de Andalucía podrían tener la última palabra sobre la colocación de los carteles.

El centro fue cedido hace 25 años por el Ayuntamiento de Jeréz, en el que gobierna el PP

"Ha pasado casi una década en la que no ha ocurrido ningún tipo de incidente, ni una pintada, ni una muestra de desprecio. Nosotros reivindicamos que este mural no sólo son pintadas, sino que recogen sentimientos, pasiones ahogadas y un rechazo total a la violencia y a la guerra", explica el coordinador Hugo Manuel Lozano, quien considera que, analizado en su contexto, el mural que ahora cubren las invitaciones al "cambio" andaluz fue una crítica hacia la invasión de Irak.

Esta mañana, el colectivo ha organizado un encuentro frente a la fachada, de unos 10 metros de longitud, al que han asistido antiguos y actuales alumnos del centro juvenil. Allí, algunos de ellos han sujetado carteles para componer su reclamación: 'Habéis tapado mi dibujo', han criticado simbólicamente.