Archivo de Público
Sábado, 24 de Marzo de 2012

El papa ve "evidente" que el marxismo no responde a la realidad

Benedicto XVI comienza su visita a México y Cuba recomendando encontrar otros modelos de sociedad

PÚBLICO.ES/EFE ·24/03/2012 - 10:01h

Jóvenes católicos celebran la llegada del papa Benedicto XVI hoy,en León.-Leopoldo Smith Murillo/EFE

Para Benedicto XVI , "es evidente" que "la ideología marxista ya no responde a la realidad". Por ello, ha dicho, "si no se puede construir un tipo de sociedad es necesario encontrar nuevos modelos, con paciencia y de forma constructiva".

"Ese proceso exige paciencia y decisiones y queremos ayudar con espíritu de diálogo para evitar traumas y contribuir a una sociedad más justa", ha completado camino de León, en el estado mexicano de Guanajuato en el que el papa ya realiza la primera etapa de su visita a México y Cuba. Es la primera vez que Benedicto XVI viaja a los dos países latinoamericanos de lengua española. 

En su tradicional encuentro en el avión con los periodistas que le acompañan, Ratzinger ha trazado las líneas del viaje, que, ha asegurado, deseaba realizar desde hace mucho tiempo, siguiendo las huellas de Juan Pablo II, quien visitó en cinco ocasiones México y en una, Cuba.

Benedicto revindica la responsabilidad de la Iglesia para frenar el narcotráfico

Durante el trayecto, también ha querido reivindicar el derecho a profesar cualquier religión. Por eso y para que no quepa duda sobre su apuesta por la libertad, el papa ha agregado que "es obvio que la Iglesia está siempre de la parte de la libertad, de la parte de la conciencia y de la libertad de religión y en ese sentido continuaremos con nuestro camino hacia adelante".

Recordando las palabras de su antecesor, ha anticipado su deseo de que Cuba se abra al mundo y el mundo a Cuba y ha pedido que en ese país se avance en la colaboración entre la Iglesia y el Estado. 

Benedicto XVI también se refirió a la violencia debida al narcotráfico que sufre México, que se ha cobrado en los últimos cinco años unos 50.000 muertos, y ha manifestado que la Iglesia católica tiene una gran responsabilidad para educar las conciencias. "Hay que hacer todo lo posible contra este mal destructor de la humanidad y de nuestra juventud. La primera cosa es anunciar a Dios, el juez que nos ama y nos empuja al bien y a la verdad y a luchar contra el mal", ha aseverado.