Archivo de Público
Jueves, 22 de Marzo de 2012

Los bektashi albaneses celebran la Fiesta de la Primavera

EFE ·22/03/2012 - 18:50h

EFE - Niños y ancianos de la orden sufí bektashi besan a los derviches (miembros de cofradías) con motivo de la celebración hoy jueves 23 de marzo en Tirana de la fiesta de Sultan Norouz, que anuncia la llegada de la primavera. Los fieles celebran esta festividad con visitas a templos, con canciones y tradicionales comidas.

Miles de seguidores de los bektashi, una orden islámica sufí, celebraron hoy en Albania con visitas a sus templos, canciones y tradicionales comidas la fiesta de "Sultan Norouz" que anuncia la llegada de la primavera.

El líder de esta secta, Baba Edmond Brahimaj, se dirigió en el templo de Kryegjyshata, la sede mundial de los bektashi, en las afueras de Tirana, a miles de creyentes albaneses llegados desde todo el país y también de los vecinos Kosovo y Macedonia.

"Hoy es el cumpleaños del Imam Ali y el equinoccio de primavera. Es un día nuevo en que todos los seres vivos rezan al Dios, el día empieza a ser más largo que la noche, se marcha la oscuridad y se acerca la luz y la esperanza para toda la humanidad", dijo Edmond.

Tras su intervención, un grupo de alumnos de la escuela primaria de la cercana localidad de Kruja ofrecieron un concierto con canciones dedicadas a Dios, el Imam Ali y también a Haci Bektas Veli, el fundador de la orden bektashi.

Niños y ancianos besaron las manos de los derviches (miembros de cofradías) vestidos en blanco y las fotos de los prominentes babas albaneses colgados en las paredes interiores de Kryegjyshata.

La fe bektashi se basa en misticismo musulmán pero está considerada como liberal, ya que no obliga a las mujeres a taparse la cabeza, ni exige que los hombres se dejen una barba.

"El bektashismo es una fe tolerante, su emblema es el verde oliva, el color de la paz, y se opone a las luchas contra otras religiones", explicó a Efe Selvie, una mujer de unos 50 años que ha venido con toda su familia a visitar la sede de la orden.

"Según la tradición, hoy comemos corderos y carneros asados, cuya sangre utilizamos para pintar troncos de los árboles para que florezcan y estar sanos como el color rojo de la sangre. Pero yo he preparado algo más sencillo y barato, un burek (una empanada turca) con diversas hierbas verdes", agregó.

La orden de bektashi fue fundada en Anatolia (hoy Turquía) por Haci Bektas Veli en el siglo XIII y con la extensión del Imperio Otomano fue divulgada también en los territorios ocupados de los Balcanes, especialmente en lo que hoy es Bulgaria, Albania, el norte de Grecia, Macedonia y el sur de Kosovo.

Pero tras la fundación de la República laíca de Turquía, el líder turco Kemal Atatürk prohibió todas las órdenes sufi, cerró los tekkes (templos) y la dirección de los bektashi pasó a establecerse en Tirana, capital de Albania.

El bektashismo, que se diferencia de la mayoría comunidad islámica sunni albanesa, comenzó a ganar terreno en el sur del país balcánico y hoy es la fe de un 20% de la población musulmana local.

Clérigos bektashi fueron figuras centrales del movimiento renacentista nacionalista albanés organizada en el siglo XIX contra el Imperio Otomano.

Los hermanos Sami, Naim y Abdyl Frasheri, todos ellos bektashi, lucharon por la creación de una identidad albanesa y se esforzaron a transformar el bektashismo introduciendo elementos nacionalistas y crear un "Islam diferente liberal".

Así lo explica la historiadora francesa Nathalie Clayer en su libro "Inicios del nacionalismo albanés. El nacimiento de una nación de mayoría musulmana en Europa".

Durante el comunismo, la fe bekatshi fue prohibida como las demás religiones por el dictador comunista Enver Hoxha, quien decretó el cierre de todos los lugares de culto y encarceló a muchos clérigos.

El bektashismo empezó a practicarse de nuevo en 1992, tras la llegada de la democracia a este pequeño país balcánico de tres millones de habitantes.

Mimoza Dhima