Archivo de Público
Jueves, 22 de Marzo de 2012

"He aprendido a saber decir que no"

Llega a España el catalán encarcelado 21 meses en Italia acusado de un delito de narcotráfico que no cometió

AGENCIAS ·22/03/2012 - 16:50h

El español Oscar Sánchez a su salida de la cárcel napolitana de Poggioreale.- EFE/Eulalia Blanchart

Una veintena de familiares y amigos del catalán Óscar Sánchez, que ha permanecido los últimos 21 meses encarcelado en Italia acusado de un delito que no cometió, le han recibido hoy en el aeropuerto de Barcelona en un ambiente de gran emoción.

Óscar Sánchez ha llegado a El Prat poco después de las 15,00 horas, en un vuelo procedente de Nápoles (Italia), y lo primero que ha hecho ha sido agradecer a sus vecinos del pueblo de Montgat (Barcelona) y a los medios de comunicación todo el apoyo recibido durante su estancia en una cárcel italiana.

Muy emocionado y llorando, ha recibido los aplausos, también emocionados, de sus paisanos y familiares que, durante 21 meses, han batallado para conseguir su liberación. Sánchez fue víctima de una suplantación de identidad por parte del mafioso uruguayo Marcelo Roberto Marín, detenido en España.

"Me quedo con lo que he aprendido, a ser un poco más hombre, más disciplinado (...) y a decir que no", ah asegurado. Ayer quedó absuelto de los cargos que se le imputaban y fue puesto en libertad por orden del Tribunal de Apelación de Nápoles. Sánchez ha subrayado que antes de ser arrestado decía siempre "sí, sí, sí", pero que ahora ha entendido la importancia de decir que no "a la mala gente".

Sobre sus primeras horas en libertad, ha señalado que se ha sentido "bien", aunque ha admitido que hoy está "un poco más nervioso" que ayer, mientras ha explicado que tras llegar a su casa, en la localidad barcelonesa de Montgat, lo primero que quiere hacer es visitar en el cementerio la tumba de su madre y dar un paseo "solo" para poder recapacitar.

Ha añadido que desea volver a casa lo antes posible (lo que sucederá hoy mismo), ver un partido de baloncesto y tomar una cerveza tranquilamente. Reitera, además, su agradecimiento por el apoyo y por las numerosas cartas provenientes de toda España que recibió mientras se encontraba en la cárcel.

Un año y nueve meses en prisión

Durante su estancia en el centro penitenciario de Nápoles, Sánchez, que en un primer momento estuvo recluido con los presos de máxima seguridad, ha denunciado vejaciones por parte de sus compañeros de celda, de los que recibió insultos e incluso llegaron a quemarle con cigarrillos. Óscar Sánchez fue liberado ayer alrededor de las 20.45 hora local (19.45 GMT), tras un año y nueve meses en prisión acusado de un delito de narcotráfico que no cometió.

Sánchez fue liberado ayer tras un año y nueve meses en prisión

Su defensa siempre mantuvo que, de acuerdo con las investigaciones de la Policía española, Sánchez, un lavacoches de la localidad barcelonesa de Montgat, había sido víctima de una suplantación de identidad por parte del mafioso uruguayo Marcelo Roberto Marín, detenido en España.

Según las autoridades españolas, Marín supuestamente había utilizado un documento de identidad de Sánchez en diferentes trámites burocráticos y la contratación de servicios, como reservas de habitaciones de hotel.

Cedió su DNI a cambio de dinero

En un primer momento, el lavacoches aseguró que había denunciado la pérdida de su documento de identidad, aunque después se supo que lo había cedido a una conocida a cambio de dinero creyendo que era para ayudar a una serie de gestiones para un indocumentado.

Las autoridades italianas basaron su investigación en los movimientos que se habían realizado bajo la identidad del español, entre los que figuraban viajes a Italia, y una serie de escuchas telefónicas de líneas contratadas a su nombre, en las que se gestionaba una red de narcotráfico.

La investigación se basó en los movimientos realizados con su identidad

Durante el proceso en primera instancia, la acusación utilizó como prueba una pericia que señalaba que la voz del lavacoches era la misma que aparecía en una serie de escuchas obtenidas durante las investigaciones policiales sobre el tráfico de drogas por parte de dos clanes de la Camorra, la mafia napolitana.

En la apelación de ese primer juicio, en el que Óscar fue condenado a 14 años de cárcel, la jueza encargada del caso designó a dos nuevos expertos para realizar nuevos exámenes de foniatría y ambos concluyeron que la voz de Sánchez no se correspondía con las que aparecían en las escuchas.