Archivo de Público
Jueves, 22 de Marzo de 2012

La prima de riesgo vuelve a dar disgustos

El diferencial entre el bono español y el alemán a diez años roza los 360 puntos, una cota que no se alcanzaba desde la primera semana de enero

PÚBLICO.ES / EFE ·22/03/2012 - 10:04h

Los ataques especulativos han vuelto a disparar la prima de riesgo española —el diferencial entre el bono español y el alemán a diez años—, que rozaba los 360 puntos básicos (359,6) minutos después del comienzo de la jornada. No alcanzaba esa cota desde la primera semana de enero.

Algo más de una hora y media después de la apertura de la sesión, la rentabilidad del bono español a diez años superaba el 5,5%, en tanto que la del bono germano caía por debajo del 2%. El sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda soberana española frente a la alemana sumaba 16 puntos básicos, desde los 343 precedentes.

Según los analistas consultados por la agencia Efe, el repunte de la prima de riesgo española se debe a la poca liquidez que existe en el mercado, excluidas las inyecciones de liquidez del BCE, que además la semana pasada no efectuó compras de deuda soberana española.

Por su parte, el diferencial entre los bonos italianos y alemanes se ampliaba a 312,9 puntos básicos, con una rentabilidad del 5,061%, frente a los 302,6 enteros del cierre de ayer.

La deuda portuguesa a diez años subía hasta el 12,643%, lo que supone elevar la prima de riesgo hasta 1.071,4 puntos básicos, frente a los 1.060,6 enteros de ayer.

Riesgos para la zona euro

Grecia, Portugal, Irlanda y España vuelven a ser el centro de las dudas para los inversores. El economista jefe de Citi, Willem Buiter, se mostró ayer muy escéptico sobre la salud financiera de la zona del euro, y aseguró que España está más cerca que nunca del impago, Grecia necesitará un tercer rescate este año y Portugal e Irlanda necesitarán muy probablemente reestructurar su deuda.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, también se refirió ayer al mercado europeo. Aunque aseguró que "lo peor ha pasado", reconoció que "siguen existiendo riesgos".