Archivo de Público
Jueves, 22 de Marzo de 2012

Portugal renuncia "definitivamente" al AVE con España

El Gobierno portugués espera ahorrar 1.400 millones con la decisión.

PUBLICO.ES / EUROPA PRESS ·22/03/2012 - 10:06h

Imagen de uno de los trenes de alta velocidad (AVE). EFE/Archivo

El mismo día que el país vive su segunda huelga general en cuatro meses, el Gobierno portugués anuncia que abandona "definitivamente" la construción de una línea de ferrocarril de Alta Velocidad (AVE) para conectar Madrid y Lisboa.

Forzado por la crisis económica y por el mal estado de las cuentas públicas, al Ejecutivo presidido por Pasos Coelho no le ha quedado más remedio que seguir el dictamen emitido por el Tribunal de Cuentas de Portugal.

En un comunicado emitido tras conocerse la decisión del Tribunal, el Ministerio de Economía portugués señaló que esta decisión "viene a terminar con la polémica sobre el proyecto del tren de Alta Velocidad, que será definitivamente abandonado".

"El Gobierno analizará a partir de este momento y pormenorizadamente los términos de la decisión del Tribunal de Cuentas teniendo presentes sus consecuencias jurídicas y económicas para defender el interés público y de los contribuyentes portugueses", añade la nota gubernamental.

Asimismo, el Ejecutivo luso subrayó que, en términos de redes ferroviarias transeuropeas, su prioridad son los enlaces de transporte de mercancías desde Sines y Aveiro, con el objetivo de "fortalecer las condiciones para mejorar la competitividad de las exportaciones portuguesas".

El Tribunal de Cuentas de Portugal emitió este miércoles una sentencia en la que denegaba la concesión del visado al contrato para el diseño, la construcción, financiación y mantenimiento de las infraestructuras ferroviarias en el tramo entre las localidades lusas de Poceirao y Caia, que formaba parte del proyecto de conexión por alta velocidad ferroviaria entre España y Portugal.

La obra, presupuestada en unos 1.400 millones de euros, había sido adjudicada al consorcio Elos, encabezado por las compañías lusas Brisa y Soares da Costa, cuyo presidente ejecutivo, António Castro Henriques, ya ha apuntado que su empresa reclamará una indemnización de 264 millones de euros por la suspensión del tramo Poceirao-Caia.

La Alta Velocidad portuguesa tenía previsto conectar con la española, en concreto con la conexión por AVE entre Madrid y las dos capitales extremeñas.