Archivo de Público
Martes, 20 de Marzo de 2012

El fiscal teme que el asesino de Toulouse vuelva a actuar

Le tacha de extremadamente frío y confirma que mató a sus siete víctimas de disparos a bocajarro en la cabeza con la misma pistola. Los cuatro fallecidos en la escuela judía serán enterrados mañana en Jerusalén

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·20/03/2012 - 19:32h

EFE - Judíos portan uno de los féretros de los fallecidos ayer en el colegio de Toulouse.

Pese a que a medida que pasan las horas se conocen más detalles de la matanza de ayer de Toulouse y datos del autor de las muertes de los tres niños y el adulto de la escuela judía, la Fiscalía de París teme que no se trate de la última acción con víctimas que tenga en mente llevar a cabo el asesino.

"Estamos ante un individuo extremadamente determinado, con mucha sangre fría y con objetivos extremadamente definidos", ha afirmado el fiscal jefe de París, François Molins,  que ha recordado que, por el momento, ha matado cada cuatro días.

El responsable de la investigación judicial ha señalado que en los tres casos aparece la misma pistola, que el individuo huyó siempre en una moto del mismo modelo y que acabó con la vida de las siete personas con disparos a bocajarro en la cabeza.

Molins ha agregado que por el momento "no se ha abandonado ninguna pista", ni siquiera la de los tres exmilitares expulsados del Ejército por comportamientos neonazis en 2008.

Se ha abierto esta hipótesis puesto que los dos paracaidistas de origen magrebí asesinados en Montauban, cerca de Toulouse, el pasado día 15, pertenecían al mismo regimiento que los militares expulsados tras haberse fotografiado ante una esvástica haciendo el saludo nazi. El fiscal aseguró que la verificación de esa pista "está en curso", pese a que fuentes policiales citadas por medios franceses habían indicado poco antes que ya había sido abandonada.

También ha precisado que por el momento no se ha procedido a ninguna detención en el marco de la investigación por asesinato aunque sí se han procedido a "cientos de interrogatorios". "Mientras estemos al frente de la investigación, todas las pistas serán profundizadas, ninguna abandonada hasta que el autor sea arrestado", indicó el fiscal.

Con respecto al detalle de que el asesino llevaba colgada una cámara de vídeo al asesinar a las cuatro personas en el colegio judío, Molins ha puntualizado que "no hay certeza" de que el asesino grabara sus acciones, pese a que indicó que un testigo dice haberla visto y en las imágenes de videovigilancia aparece con una cinta entorno al pecho.

El asesino: Complexión delgada, 1,75 metros de altura, con una cicatriz en la cabeza y huyó en una YamahaEl ministro del Interior, Claude Guéant, había revelado por la mañana la posibilidad de que el asesino llevara una cámara similar a las que utilizan los deportistas para grabarse y precisamente este tipo de dispositivos también lo usan las brigadas paracaidistas francesas.

Según se desprende de la investigación, se trata de un hombre de silueta "más bien delgada" y en torno a 1,75 metros de altura, "extremadamente bien organizado" y que en cada caso había seleccionado a sus víctimas con gran precisión, agregó el fiscal. Además, los testigos del asalto aseguran que poseía una cicatriz en la cabeza.

Entre las pistas que siguen los investigadores figura la moto en la que huía, en ambos casos una Yamaha de gran cilindrada que, sin embargo, los testigos describieron como negra en los dos primeros casos y blanca en el colegio judío de Toulouse.

El fiscal indicó que puede tratarse de una moto robada el pasado día 6 en Toulouse pero que no hay certidumbre ya que no se ha podido ver en las imágenes la matrícula. La investigación está siendo también muy activa en internet donde se sigue la pista de un anuncio colocado por la primera víctima para vender su moto, ante la posibilidad de que sirviera al asesino para darse cita con él.

Por último, el fiscal ha confirmado que también investigan el relato, revelado por el diario Le Figaro, sobre una conversación telefónica sospechosa escuchada por testigos a una mujer en un tren de la región de París. Según el rotativo, la mujer, entre sollozos, mantenía ayer una conversación con un hombre a quien reprochaba: "¿Y ahora atacas una escuela?".

 

Minuto de silencio

Los cuatro muertos serán enterrados mañana en Jerusalén, a donde viajan desde París

Mientras, Francia intenta recuperarse de la conmoción de los asesinatos y Toulouse se debate entre las lágrimas por los fallecidos y el temor a que el asesino vuelva a atacar. Esta mañana se ha vivido en todos los colegios franceses un emotivo minuto de silencio en recuerdo de Jonathan Sandler, rabino y profesor de religión de 30 años, sus hijos Gabriel y Arieh Sandler, de 4 y 5 años; y Myriam Mosonego, de 7 años e hija del director del centro.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se sumó al minuto de duelo en un colegio del distrito cuarto de París. "Esos niños son exactamente como vosotros", dijo Sarkozy al término de ese minuto de duelo que compartió con los alumnos en el patio del colegio, donde agregó que el ataque es "tan grave que toda la República debe estar concernida".

Por su parte, el candidato socialista a la Presidencia, François Hollande, se desplazó hasta un colegio en la barriada de las afueras de París de Seine-Saint-Denis para compartir el minuto de silencio con los alumnos en el gimnasio del centro. El socialista pidió "un pensamiento para esos niños, para que lo que ocurrió ayer no se reproduzca".

Entierros en Jerusalén

Los cuatro fallecidos serán enterrados mañana en Jerusalén, en cumplimiento del deseo expresado por sus familias. Los ataúdes con los cadáveres están siendo transportados por la Fuerza Aérea Francesa desde Toulouse a París y desde allí a Tel Aviv en un vuelo de la aerolínea israelí El Al.

En un comunicado, el Ministerio israelí de Asuntos Exteriores informa de que la llegada del avión con los féretros se espera al amanecer de mañana, miércoles, y que desde el aeropuerto serán trasladados en ambulancias al cementerio de Guivat Shaul en Jerusalén, donde serán enterrados a las 09.00 hora local (07.00 GMT).

Dadas las "circunstancias excepcionales" del caso, la seguridad social israelí cubrirá el coste del entierro, con fondos destinados normalmente a los sepelios de víctimas del terrorismo en el país.