Archivo de Público
Lunes, 19 de Marzo de 2012

La Cruz Roja alerta sobre el agravamiento de la crisis humanitaria en Siria

EFE ·19/03/2012 - 12:42h

EFE - El suizo Jakob Kellenberger, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja. EFE/Archivo

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Jakob Kellenberger, alertó hoy sobre el más que probable agravamiento de la situación humanitaria en Siria al reunirse con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

"Quiero compartir mi valoración sobre la situación en Siria. Desafortunadamente, es más que probable que la situación humanitaria empeore", afirmó Kellenberger, citado por las agencias rusas.

Kellenberger expresó su intención de explicar al jefe de la diplomacia rusa "las medidas más urgentes que habría que tomar en el ámbito humanitario".

Precisamente, Lavrov se ha manifestado a favor del acceso libre de la ayuda al país árabe.

"En algunas regiones la gente sufre ya varios meses, especialmente las mujeres y los niños", informa hoy un comunicado del CICR, que recuerda que en las ciudades que son escenario de violentos disturbios la situación es "muy grave y podría empeorar aún más".

Por ello, añade la nota: "Consideramos necesarios altos el fuego diarios de no menos de dos horas para evacuaciones de urgencia y el rápido suministro de ayuda humanitaria".

"La CICR pide a todas las partes interesadas que den su visto bueno a tales treguas para que nuestra organización tenga acceso a la gente necesitada de ayuda", indica.

Lavrov expresó la pasada semana al ex secretario general de la ONU Kofi Annan el respaldo de Rusia a su misión de mediación para resolver el conflicto en Siria.

Precisamente, el respaldo a la misión de Annan para establecer un diálogo entre el régimen de Damasco y la oposición es uno de los cinco puntos del plan para Siria consensuado a principios de marzo por Rusia y la Liga Árabe.

Además, la iniciativa estipula el cese de la violencia "provenga de quien provenga", la creación de un mecanismo neutral que supervise el alto el fuego, la no intervención extranjera y el acceso a la ayuda humanitaria.

Moscú ha rechazado hasta ahora todas las resoluciones propuestas en el Consejo de Seguridad de la ONU que aluden a una posible intervención occidental y demandan la renuncia del presidente sirio, Bachar al Asad.