Archivo de Público
Lunes, 19 de Marzo de 2012

El presidente canario dice que tratará de impedir las prospecciones de crudo

EFE ·19/03/2012 - 12:45h

EFE - El presidente del Ejecutivo regional, Paulino Rivero (d), se reunió hoy Sara Pizzinato y Carlos Bravo , responsables de Greenpeace en España, que apoyarán al Gobierno de Canarias en su lucha contra las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas y hará un "casus belli" y una prioridad evitar que se ponga en marcha este proyecto, aprobado el viernes por el Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se comprometió hoy a que mientras esté en el cargo tratará de impedir las prospecciones petrolíferas en aguas del entorno del archipiélago.

Rivero se pronunció así ante los periodistas después de reunirse con una delegación de Greenpeace y afirmó que el ejecutivo canario empleará todos los recursos que le da el estado de derecho para evitar las prospecciones autorizadas el pasado viernes por el Consejo de Ministros a la empresa Repsol.

Además, Rivero recabará "el apoyo institucional, social y de aquellas organizaciones" que también entiendan que Canarias debe avanzar hacia un modelo sostenible en el que el turismo sea su pilar económico fundamental.

Informó de que en su reciente reunión con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, le planteó que mientras fuera presidente del gobierno canario, si podía, impediría las prospecciones.

Esta posición "no tiene que ver con caprichos, tiene que ver con un modelo", explicó Paulino Rivero, para quien Canarias debe aspirar a ir transformando su economía hacia un modelo más sostenible en el que "se pongan en valor" sus recursos naturales y "apuntalar" el turismo, que ha generado bienestar en las islas.

Para Rivero, Canarias aspira a "un desarrollo turístico de calidad, de primer nivel, sin emisiones", de manera que las islas en su conjunto sean "un territorio CO2 igual a cero".

Ese modelo, según el presidente canario, "es incompatible con que se lleven a cabo prospecciones" en el entorno de las aguas canarias y a 3.500 metros de profundidad, pues no hay garantías tecnológicas de que se pueden acometer con seguridad.

Sobre la estrategia jurídica que seguirá el Gobierno de Canarias para parar la autorización de las prospecciones, el presidente canario indicó que los servicios jurídicos están esperando a conocer "la letra pequeña" del acuerdo del Consejo de Ministros.