Archivo de Público
Lunes, 19 de Marzo de 2012

Greenpeace apoyará al gobierno canario para frenar las prospecciones en Canarias

EFE ·19/03/2012 - 12:45h

EFE - El presidente del Ejecutivo regional, Paulino Rivero (d), se reunió hoy Sara Pizzinato y Carlos Bravo , responsables de Greenpeace en España, que apoyarán al Gobierno de Canarias en su lucha contra las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas y hará un "casus belli" y una prioridad evitar que se ponga en marcha este proyecto, aprobado el viernes por el Consejo de Ministros.

La asociación ecologista Greenpeace apoyará al Gobierno de Canarias en su lucha contra las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas y se tomará como una prioridad y un "casus belli" evitar que se ponga en marcha este proyecto, aprobado el viernes por el Consejo de Ministros.

El responsable del área de energía y cambio climático de Greenpeace, Carlos Bravo, así lo ha manifestado a los periodistas después de reunirse con el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, con el que, ha agregado, ha habido total sintonía en su rechazo a las prospecciones de petróleo, que ha calificado como un "error tremendo".

Bravo ha considerado que es un error tratar de amenazar la economía y el medioambiente de las islas con un proyecto que es "totalmente obsoleto" y ha agregado que no se puede permitir que con un planteamiento energético del siglo XIX, se ponga en riesgo de forma innecesaria la economía, el medioambiente y la sostenibilidad de Canarias.

"La fiebre del petróleo, propia del siglo XIX, ya no es acorde con las necesidades del siglo XXI", ha agregado Bravo, quien ha señalado que estudios de la Unión Europea confirman que es posible llegar a un sistema energético eficiente, inteligente y cien por cien renovable.

En su opinión, abogar por el petróleo es una apuesta obsoleta y peligrosa, y absolutamente innecesaria.

El dirigente de Greenpeace ha expresado al presidente del gobierno canario su disposición a luchar contra este proyecto "de una forma coordinada" y, no descarta tomar medidas judiciales como ha anunciado el Ejecutivo canario, aunque ha apuntado que están a la espera que se publique el acuerdo del Consejo de Ministros.

Bravo ha manifestado que las prospecciones petrolíferas a 3.500 metros de profundidad -como las que Repsol pretende hace frente a Fuerteventura y Lanzarote- son un auténtico experimento tecnológico y ha recordado que el accidente que ocurrió en 2010 en el Golfo de México fue a 1.000 metros y, en ese momento, fueron incapaces de parar el vertido porque las válvulas de seguridad fallaron.

Esas válvulas son las mismas "y fallarán", ha sentenciado el representante de Greenpeace, quien ha manifestado que se podría crear una marea negra que afectaría a toda la riqueza ambiental del mar cercano a las islas y a su turismo.

Además, ha apuntado que dentro de diez años, que es cuando se supone que el petróleo podría estar circulando, el coste de las energías renovables sería muy bajo, con lo que se podría prescindir de este combustible.