Archivo de Público
Domingo, 18 de Marzo de 2012

Japón estudia desplegar un sistema para interceptar el satélite norcoreano

EFE ·18/03/2012 - 08:53h

EFE - Fotografía de archivo facilitada por la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA el 8 de abril de 2009, muestra el lanzamiento de un cohete "Unha-2" el 5 de abril de 2009, que, según Pyongyang, puso en órbita el satélite de comunicaciones Kwangmyongsong-2, aunque Corea del Sur y EE.UU. aseguran que cayó al mar sin alcanzar su objetivo. EFE/Archivo

Japón estudia desplegar un sistema para interceptar el satélite que Corea del Norte lanzará en abril mediante un misil de largo alcance, al igual que hizo en 2009 cuando un proyectil de Pyongyang sobrevoló territorio nipón, informó hoy el diario Yomiuri.

Fuentes del ministerio de Defensa nipón confirmaron al diario que pese a que el régimen comunista ha anunciado que su satélite será lanzado hacia el Mar Amarillo en dirección sur, lejos de territorio japonés, el Gobierno se plantea la posibilidad de desplegar misiles balísticos como medida de precaución.

"No sabemos si el satélite será lanzado realmente en dirección al Mar Amarillo. Además, algunas de las islas remotas de Japón están en ese área", explicó un representante del ministerio al rotativo.

El sistema sería similar al desplegado en 2009, cuando un misil Taepodong-2 norcoreano, que supuestamente debía poner en órbita el satélite Kwangmyongsong-2, sobrevoló el norte de Japón.

En esa ocasión las Fuerzas de Auto Defensa niponas prepararon equipos antimisiles para destruir el proyectil o sus fragmentos en caso de que cayeran sobre territorio nipón.

El viernes, el régimen norcoreano comunicó que lanzará un satélite con motivo del centenario del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung, que se celebra el 15 de abril, desde una zona junto al Mar Amarillo cercana a la frontera norcoreana con China.

El anuncio se produce poco después de que Corea del Norte, bajo el liderazgo de Kim Jong-un tras la muerte de su padre el pasado diciembre, se comprometiera con Estados Unidos a imponer una moratoria de sus programas nucleares y de misiles a cambio de ayuda alimentaria.

Por ello, al igual que Japón y Corea del Sur, Washington ha calificado el anuncio de provocación, y el Departamento de Estado ha indicado que el lanzamiento puede complicar los acuerdos alcanzados. EFE