Archivo de Público
Sábado, 17 de Marzo de 2012

Vargas Llosa cree que Europa tiene una visión menos racista de América Latina

EFE ·17/03/2012 - 03:21h

EFE - El escritor peruano y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa declaró: "Creo que los intelectuales europeos ven a América Latina con otros ojos, de una manera menos discriminatoria que en el pasado". EFE/Archivo

El escritor y premio Nobel de Literatura, el peruano Mario Vargas Llosa, aseguró hoy en Chile que los intelectuales europeos de la actualidad tienen una concepción de América Latina menos discriminatoria que los pensadores socialdemócratas de la segunda mitad del siglo XX.

"Creo que los intelectuales europeos ven a América Latina con otros ojos, de una manera menos discriminatoria que en el pasado", señaló el literato peruano en el seminario en homenaje a los 80 años del escritor y diplomático chileno, Jorge Edwards.

En una sala abarrotada de personalidades de la cultura y la literatura chilena, el autor de "La fiesta del Chivo" atizó una severa crítica a los pensadores que antes de la caída del Muro de Berlín censuraban el marxismo pero que, según su opinión, pensaban que ese modelo era valido para América Latina.

"Muchos intelectuales eran muy críticos con la Unión Soviética, con China, que habían criticado la revolución cultural, sin embargo para América Latina mostraban una complacencia extraordinaria con el régimen cubano", recordó Vargas Llosa, quien agregó que en esos pensamientos existía un "profundo racismo".

Una corriente intelectual que, según su opinión, se desvaneció con el desplome del comunismo en la Europa del Este, un hecho que "ha tenido un efecto traumático en lo que ha sido el compromiso político de los escritores europeos", aseveró Vargas.

"En muchos casos ha llevado a los intelectuales a desinteresarse en la política y a concentrarse a un trabajo de tipo intelectual o literario. Consideran que la política es una actividad sucia y quieren seguir su camino sin ensuciarse en el mundo de la política", explicó.

Estas reflexiones se realizaron en el marco del ciclo que el Centro de Estudios Públicos (CEP) de Chile organizó para rendir homenaje al representante permanente del país austral en la Unesco, Jorge Edwards.

Vargas Llosa, a quien le une una estrecha amistad de más de 50 años con el autor chileno, pronunció en Santiago una emotiva ponencia dedicada a Edwards en la que desveló anécdotas personales, desgranó su carrera literaria y destacó su valentía al ser de los primeros autores latinoamericanos en mostrarse crítico con la Cuba de Fidel Castro.

El peruano hizo hincapié en una de las obras más reconocidas de Edwards "Persona non grata", un relato de su corta experiencia como embajador de Chile en Cuba, tras la llegada al poder del presidente Salvador Allende.

La misión de Edwards solo duró tres meses y debió partir, prácticamente expulsado por el régimen de Fidel Castro, después de haber enviado a Chile críticos informes sobre el rumbo que estaba tomando la revolución.

"El libro no gustó a la derecha, ni a la izquierda beata", señaló Vargas Llosa, quien elogió la figura de Edwards como un defensor de "la necesidad que el escritor mantenga su independencia al poder político".

El ciclo sirvió también para que el propio Edwards reconociera que está trabajando en la edición de unas memorias, en las que revisará sus más de 50 años de carrera como diplomático del país austral y rememorará además sus encuentros literarios con autores de la talla de Pablo Neruda o el propio Vargas Llosa.

En esta línea, Vargas Llosa afirmó que su próxima novela, que será la primera en publicarse tras recibir el Premio Nobel 2010, saldrá a la venta el próximo año y llevará por título "El héroe discreto", aunque aún podría cambiar.

"No es una novela autobiográfica, parto de imágenes de la memoria y transcurre entre Piura y Lima", adelantó el escritor peruano.