Archivo de Público
Viernes, 16 de Marzo de 2012

Los costos del cáncer afectan más a los jóvenes y los pobres: estudio

Reuters ·16/03/2012 - 21:26h

Por Andrew M. Seaman

Según un nuevo estudio, pacientes de cáncer de colon menores de 50 años y aquellos de bajos ingresos o desempleados eran más propensos a experimentar severos problemas financieros como resultado de los tratamientos para salvar sus vidas.

El estudio de los residentes del estado de Washington que estaban bajo tratamiento por cáncer de colon halló que comparado con adultos mayores, los menores de 50 tenían más de 50 veces más posibilidad de necesitar vender o refinanciar sus casas, perder un 20 por ciento o más del salario, endeudarse o pedir un préstamo a amigos y familiares.

Los pacientes con ingresos por debajo de los 30.000 dólares anuales eran ocho veces más propensos a tener esos problemas económicos que aquellos con ingresos superiores.

"La mayoría de los oncólogos conoce estas historias de pacientes que gastan mucho dinero en sus tratamientos", dijo la doctora Veena Shankaran, autora principal del estudio y oncóloga de University of Washington. "Son anécdotas que siempre escuchamos en las clínicas y queríamos conocer su alcance", añadió.

Los autores hallaron también que la mayoría de los pacientes no conversan con los médicos sobre el costo de los tratamientos y algunos hasta saltearon o rechazaron terapias por el precio.

El equipo de Shankaran les realizó una encuesta a 555 residentes de varias zonas del estado de Washington con cáncer de colon avanzado diagnosticado entre el 2008 y el 2010. De los 284 que respondieron, 104 tenían por lo menos un problema económico asociado con el tratamiento.

"Nos sorprendió hallar casi un 40 por ciento de los pacientes con esos cambios", dijo la autora.

La hipótesis de los autores fue que esos grupos tenían menos ahorros y otros recursos en los que apoyarse cuando se empezaron a acumular los copagos y reembolsos rechazados.

Otro 27 por ciento de los participantes mencionó efectos económicos no tan graves, incluida la venta de acciones, el uso de ahorros o de la cuenta de jubilación, o una reducción de los ingresos menor del 20 por ciento.

El equipo identificó también que un 5 por ciento había salteado un tratamiento por su costo y que un 7 por ciento lo había rechazado por el mismo motivo.

En un editorial publicado en Journal of Clinical Oncology, la investigadora Cathy Bradley, de la Facultad de Medicina de Virginia Commonwealth University, Richmond, escribió que el sistema de salud puede evitar estos colapsos económicos que provocan los tratamientos oncológicos.

Señala que una estrategia en el largo plazo sería invertir en prevención. Por ejemplo: Medicare debería poder negociar los costos de los fármacos oncológicos o cubrir la alternativa más económica si está demostrado que el resultado es el mismo.

Además, dijo, los médicos deberían conversar con sus pacientes sobre los costos y cuánto deberán pagar.

"Deben comprender cuánto les costará a ellos y a sus familias. Necesitan tomar decisiones informadas", señaló Bradley a Reuters Health.

En su editorial, Bradley explica que ocho semanas de quimioterapia pueden superar los 30.000 dólares. El equipo de Shankaran halló que sólo un 42 por ciento de los pacientes recordaba haber conversado con sus médicos sobre los costos.

Para Bradley "es un problema de políticas y los pacientes quedan atrapados en el medio (...) No hay mucho que ellos puedan hacer para resolverlo".

Shankaran comentó que la mayoría de los oncólogos cuenta con un consejero financiero a disposición de los pacientes y que también existen recursos online.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online March 12, 2012.